Los conductores exigen mamparas de seguridad ante la puesta en marcha de los autobuses nocturnos.

¿Cuál fue el motivo de la agresión?

Al salir de la rotonda de la avenida Madrid, un coche intentó girar y no pudo hacerlo por el autobús. Me cerró el paso, se acercó a la ventanilla, se puso a gritarme, a amenazarme y a golpear en la ventanilla.

¿Cómo reaccionó usted?

Empecé a ponerme nervioso. Incluso me eché a llorar. Una joven que viajaba en el bus (línea 21) me ayudó: llamó a la policía y tomó los teléfonos de los testigos. Le estoy muy agradecido. Al  llegar los agentes me di cuenta de que no podía conducir y vino una ambulancia. He tenido que pedir la baja por causas psíquicas.

¿Cómo era el conductor?

Un chico joven de unos 25 años. Eran las tres de la tarde del domingo.

¿Fue la primera vez que sufrió usted una agresión?

Por desgracia, no. Llevo 16 años trabajando de conductor y ya me han golpeado alguna que otra vez. Pero la del domingo fue la peor. Me encuentro mal y tengo ganas de llorar, aunque sé que no fue culpa mía.

¿Son más peligrosos los conductores particulares o los viajeros?

Yo creo que los otros conductores. Los viajeros pueden cometer alguna agresión verbal, quejarse del servicio, pero con los usuarios puedes capear el temporal. Sin embargo, los conductores de coches son muy agresivos.

BIO

Es conductor de autobuses urbanos desde hace más de 16 años. El domingo sufrió una agresión y está de baja