El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha afirmado esta mañana en Cuenca que "la reforma laboral no es la virgen de Lourdes", en referencia a las declaraciones de los sindicatos en las que afirmaban que los datos del paro de junio reflejaban la poca eficacia de la reforma laboral.

A preguntas de los medios, Corbacho ha asegurado que no ha pasado el tiempo suficiente para comprobar los resultados de la reforma en los datos del paro del mes de junio. "La reforma laboral no es la virgen de Lourdes, es decir, si en diez días que llevaba en vigencia, una reforma laboral ya hubiera causado efectos, estaría más cerca del milagro que de una norma jurídica", ha apuntado.

Corbacho ha defendido que la aplicación de las medidas tendrá "un largo recorrido" en un mercado laboral "muy cambiante". "Tenemos que adaptarnos a una realidad que cambiará mucho y tenemos que cambiar nuestro modelo económico; apostar por la innovación para ser en definitiva no sólo innovadores, sino productores de ese futuro que será diferente", ha manifestado.

El titular de Trabajo confía en que la reforma consolide los contratos indefinidos frente los temporales, flexibilice las estructuras empresariales para ganar competitividad internacional y garantice los derechos jurídicos de empresarios y trabajadores.

Asimismo, el ministro también espera que la reforma potencie la contratación de parados de larga duración y de jóvenes, con contratos de formación. Con todo, el ministro ha afirmado que aún es demasiado pronto para comprobar la eficacia de la reforma.

Corbacho ha recordado que los datos del paro han registrado una ligera mejora en el último mes, lo que a su juicio responde a un incremento de la confianza en el mercado español. "Estamos alumbrando una tímida tendencia de mejora que tiene que ver con que empieza a haber más confianza y la economía empieza a ir algo mejor y esto se traduce en una mayor contratación", ha afirmado.

Unión europea

Celestino Corbacho considera que la Unión Europea se ha marcado el año 2020 como horizonte para el cambio de los modelos económicos y productivos. En este sentido, ha afirmado que Europa "apuesta por una economía de la innovación, del conocimiento, donde los elementos de la formación deben estar muy presentes y donde se marcan como objetivo que la población de entre 20 y 64 años tenga un 75 por ciento de ocupación".

Así, considera que durante la presidencia de Bélgica se mantendrán los objetivos y ha adelantado que como bases para la economía europea de los próximos diez años se plantean "los empleos verdes, todo aquello relacionado con los temas sanitarios y atención a las personas, lo que tiene que ver con la innovación y la tecnología".

El ministro ha hecho estas declaraciones en el marco del curso de verano 'La crisis económica: el derecho al trabajo y perspectivas de futuro', organizado por la Oficina del Defensor del Pueblo de Castilla-La Mancha y la Universidad regional.

Consulta aquí más noticias de Cuenca.