La Consejería de Sanidad ha registrado, a través de los datos facilitados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que las temperaturas de las provincias de León, Zamora, Salamanca, Valladolid y Ávila han alcanzado en el día de hoy el nivel 1 establecido por el Plan Nacional de actuaciones preventivas de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud.

Esto significa que, durante una o dos jornadas, las temperaturas máximas y mínimas de las zonas mencionadas superarán los umbrales normalmente establecidos.

El Gobierno autonómico, en un comunicado recogido por Europa Press, indicó que es importante que los ciudadanos que residen en ellas presten especial atención a los consejos preventivos frente a las olas de calor que la Junta de Castilla y León facilita en el Portal de Salud (www.saludcastillayleon.es).

Los umbrales mencionados son diferentes para cada una de las provincias mencionadas. En concreto, las temperaturas umbrales en León se sitúan en la máxima de 33 y la mínima de 20 y la máxima prevista en El Bierzo es de 37 grados: en Zamora, los umbrales se sitúan en 22 y 35 grados y la previsión es alcanzar los 38.

En el caso de Salamanca, se alcanzarán los 37 grados en toda la provincia, cuando el umbral se establece en una máxima de 35 y una mínima de 20; en Valladolid la previsión apunta a máximas de 36 cuando el umbral se sitúa en los 21 y 36; y en el caso de Ávila se prevé alcanzar los 38 grados al sur de la provincia cuando umbral se sitúa en máximas de 33 y mínimas de 22.

Para hacer frente a esta ola de calor, la Consejería de Sanidad tiene además en funcionamiento el dispositivo de coordinación asistencial y de Salud Pública habilitado en la Comunidad (desde el mes de junio) ante la posibilidad de que, con la llegada del período estival, se produzcan situaciones meteorológicas caracterizadas por olas de calor; así como un sistema de información a la población tanto del momento en que se producen estas situaciones meteorológicas, como de los comportamientos que han de adoptarse para evitar los riesgos en la salud causados por un calor excesivo y duradero

Así, el Gobierno autonómico, en un comunicado recogido por Europa Press, señaló la importancia de que los ciudadanos que residen en ellas presten especial atención a los consejos preventivos frente a las olas de calor que la Junta de Castilla y León facilita en el Portal de Salud (www.saludcastillayleon.es).

Además, la Consejería de Sanidad tiene en funcionamiento el dispositivo de coordinación asistencial y de Salud Pública habilitado en la Comunidad (desde el mes de junio) ante la posibilidad de que, con la llegada del período estival, se produzcan situaciones meteorológicas caracterizadas por olas de calor; así como un sistema de información a la población tanto del momento en que se producen estas situaciones meteorológicas, como de los comportamientos que han de adoptarse para evitar los riesgos en la salud causados por un calor excesivo y duradero.

En este sentido, hay que recordar la importancia de que los ciudadanos y especialmente los grupos de riesgo, sean conscientes de la necesidad de adoptar y hacer habituales ciertas actitudes y precauciones mediante las cuales protegerse del calor y evitar las complicaciones que éste conlleva.

Personas vulnerables

Estos grupos especialmente susceptibles a los efectos del calor son las personas mayores, discapacitadas y los niños lactantes y menores de cinco años; pacientes con enfermedades crónicas (hipertensión, diabetes, cardiopatías, obesidad, alcoholismo, etcétera; personas que tomen habitualmente medicación; y personas que realizan trabajos físicos intensos o deportes al aire libre con temperaturas intensas o exposiciones prolongadas al sol.

Tanto los ciudadanos que estén dentro de estos grupos como cualquier otra persona sometida a altas temperaturas ambientales ha de conocer las medidas a adoptar para protegerse del calor y seguir las recomendaciones que se dan a la población.

En concreto, entre ellas están evitar salir de casa durante las horas centrales del día, entre las doce del mediodía y las seis de la tarde; beber más líquidos, sin esperar a tener sed, sobre todo agua y zumos ligeramente fríos; evitar comidas copiosas, tomar verduras y frutas.

Además, es conveniente comer menos cantidades pero más veces al día; no tomar comidas excesivamente calientes ni beber bebidas alcohólicas; reducir la actividad física; descansar frecuentemente a la sombra; usar ropa de tejidos naturales, ligera y holgada, de colores claros, sombrero, gafas de sol y cremas protectoras solares; permanecer en espacios ventilados o acondicionados; en las casas, es conveniente utilizar las habitaciones más frescas y, durante el día, mantener las persianas bajadas y las ventanas cerradas para, por la noche, abrirlas para ventilar.

Además, las mismas fuentes recordaron que en esta época y altas temperaturas, los alimentos han de mantenerse refrigerados en el frigorífico, vigilando con especial atención las medidas higiénicas de conservación; y si se deja un coche estacionado, no deben permanecer en su interior ni niños ni ancianos con las ventanillas cerradas.

También es conveniente que, en la medida de lo posible, se esté pendiente y se ayude a aquellas personas que se conozca que tengan un mayor riesgo de sufrir los efectos del calor.

En el caso de encontrarse ante una persona que sufra un golpe de calor, la Consejería indicó que lo inmediato es ponerse en contacto con el teléfono de emergencias 112.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.