Cruz Roja Valladolid distribuyó alimentos para la solidaridad a 3.027 personas en 2009, cuando reanudó este programa, y este año ya ha registrado 8.110 solicitudes y espera llegar hasta las 10.000 a lo largo del ejercicio.

Así lo afirmó el presidente provincial de Cruz Roja en Valladolid, Ángel Gil, quien presentó la memoria anual de 2009 junto al secretario provincial, Carlos Santos Romero, y la coordinadora, Rafaela Romero Viosca, ejercicio en el que la organización llegó a la cifra récord de 38.500 personas atendidas, un 6,32 por ciento (desde las 36.100 de 2008).

Gil recordó que ya en 2009 se temían que la situación de crisis incrementara las necesidades de atención a la población y considera una "mala noticia" que haya tenido que aumentar su actividad en función de los usuarios.

Sin embargo, incidió en que la parte positiva es que esta atención ha sido posible gracias a las tres o cuatro instituciones básicas en su sustento, pero también a los voluntarios y el número de socios (más de 15.000), que se incrementaron el pasado año. Todo ello, según el presidente de Cruz Roja, son datos que evidencian que la solidaridad vallisoletana "crece cada año".

Durante la presentación de la memoria, Gil señaló la reanudación de la distribución de alimentos para la solidaridad correspondientes al Plan 2009 de ayuda alimentaria en beneficio de las personas más necesitadas puesto en marcha por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA).

Así, el pasado año se distribuyeron 125.916,3 kilos con la colaboración de 28 entidades a 3.027 beneficiarios, algo en lo que participaron 56 voluntarios.

Frente a estos datos, a lo largo de este año ya se han distribuido 109.030,8 kilogramos en la primera y segunda fase del programa a 8.110 personas con la colaboración de 45 entidades. La organización estima que en la tercera y cuarta fase (septiembre y octubre y hasta final de año, respectivamente) se pueda llegar a las 10.000 personas.

El presidente de Cruz Roja Valladolid explicó que el pasado año se generaron gastos por unos 6 millones de euros, una cuantía que calificó de "importante", y señaló que hubo un desfase de 187.491 euros (más gastos que ingresos), aunque aclaró que no preocupa porque hay planes de viabilidad para equilibrar la situación económica.

Aumento de usuarios

Entre los datos de la memoria de 2009, Ángel Gil explicó las diferencias con respecto al año anterior, que en la mayor parte de los servicios ha supuesto un incremento en el número de usuarios.

En concreto, en ayuda a domicilio complementaria, el número de personas atendidas fue de 512, un 23,37 por ciento más, mientras que en el programa de actuación en casos de conductas violentas dentro del ámbito familiar el aumento fue de un 125,93 por ciento, al pasar de 27 a 61 personas que requirieron el servicio. En prestaciones en beneficio de la Comunidad también se ha producido un aumento al pasar de atenderse a 13 menores a 29 (un 123% más).

Sin embargo, uno de los apartados en los que se ha registrado un descenso es en el servicio del Centro de Emergencia de Mujer en situación de maltrato o abandono con hijos menores a su cargo, ya que se atendió a 93 personas frente a las 141 del año anterior (un 34% menos). Ángel Gil aclaró que se atendió a 46 mujeres (frente a las 67 del pasado año), pero lo que reflejan estos datos no es un número menor de situaciones de violencia, sino un aumento de la permanencia de las usuarias y los menores a su cargo, ya que tienen mayores dificultades para volver a la normalidad.

En el apartado de acogida e integración social de inmigrantes se ha producido un incremento de un 12,2 por ciento (de 1.320 a 1.481 personas atendidas) y en intervención psicológica el aumento ha sido de un 42,39 por ciento, al pasarse de 92 a 131 personas atendidas.

El programa de retorno también ha experimentado un aumento importante, ya que en 2008 sólo fue solicitado por dos personas, mientras que a lo largo de 2009 fueron 23.

Por otra parte, la Red Interlabora, itinerarios individualizados de inserción con personas inmigrantes, aumentó un 6,09 por ciento, al pasar de 746 a 791 usuarios, aunque destaca el número de voluntarios para este apartado, que se ha incrementado de 32 a 85 personas, en línea con la estrategia de Cruz Roja de incidir en un esfuerzo para situar a la gente en una buena posición para encontrar trabajo.

En esta líena, en el servicio de formación se ha aumentado de manera importante el número de cursos, al pasar de 156 a 346 (121 por ciento más), y el de alumnos, que fue de 2.147 en 2008 y de 4.153 el pasado año.

Retos para 2010

El presidente de Cruz Roja Valladolid también recordó los principales retos de la organización para todo este año, que se centran en aspectos como la captación de voluntarios, la ayuda a Chile y Haití, continuar con el apoyo a familias, etcétera.

Además, destacó el inicio de un proceso de comarcalización de las asambleas locales de Cruz Roja en la provincia, que se desarrollará hasta 2011, y que tiene como fin que el territorio de influencia sea mayor.

Gil explicó que se trata de una mejor distribución en función de la población a la que se atiende y una "optimización" de recursos, ya que es imposible tener una sede o una ambulancia en cada municipio.

El presidente de la organización en Valladolid, quien recordó que la próxima semana se cumplirán los 140 años de la entidad en la provincia, aseguró que es un plan "ambicioso" que mejorará la eficacia de las actuaciones de Cruz Roja sobre todo en el ámbito local.

De cara a este año, Ángel Gil explicó que no "asusta" la situación de crisis actual pero sí aclaró que preocupa que puedan bajar los recursos y aumenten las necesidades y cree que este año puede ser peor que el anterior.

Por ello, se potenciarán la formación y los itinerarios de empleo, así como la división de Cruz Roja Juventud, que es lo que "llega" al futuro.

Gil señaló que también se tendrá que aumentar la captación de fondos, al tiempo que recordó que hace tres años que tomó posesión, cuando propuso aumentar la responsabilidad social corporativa (RSC), aunque las empresas no pasen por sus mejores momentos. En este sentido, incidió en que la RSC no es un gasto sino una inversión.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.