La cadena de supermercados Mercadona abrirá en un periodo de cinco años entre 17 y 20 nuevos establecimientos en Baleares, que se sumarán a los 36 ya existentes en las islas, lo que generará la creación de cerca de 600 nuevos puestos de trabajo fijo, 35 por cada superficie.

Así lo ha anunciado hoy el director general de Relaciones Externas de la entidad, Juan Antonio Germán, en la rueda de prensa convocada para dar a conocer el protocolo de colaboración firmado entre Mercadona y el Govern para el impulso económico de la Comunidad Autónoma.

Por islas, la empresa abrirá, en un principio, 10 supermercados en Mallorca, 3 en Menorca y 4 en Ibiza, si bien estas cifras podrán aumentar hasta alcanzar la veintena de nuevos establecimientos durante el periodo estipulado para le ejecución de esta expansión. Por cada una de las aperturas, Mercadona invertirá una media de tres millones de euros en obras, terrenos e instalaciones.

En 2010, la cadena ya ha solicitado a la Conselleria de Comercio, Industria y Energía siete licencias (tres de ellas ya han sido tramitadas) para ampliar cinco supermercados en el archipiélago y crear dos nuevas superficies en Palma, lo que la convierte en la primera (junto a otra corporación que ha pedido una) en llevar a cabo este tipo de actuaciones tras el levantamiento hace medio año de la moratoria comercial que impedía la entrada de grandes empresas al mercado balear.

El Ejecutivo autonómico, por su parte, pondrá a disposición de Mercadona el Servei d'Ocupació de les Illes Balears (SOIB) para facilitar la contratación de los nuevos empleados (en la actualidad, 1.700 personas trabajan para esta empresa en el archipiélago), con el fin de apoyar las políticas en materia laboral que mantiene esta corporación.

El presidente del Govern, Francesc Antich, que ha visitado las instalaciones que la cadena gestiona en Marivent, ha asegurado que este convenio permite combinar el trabajo que lleva a cabo su equipo para incentivar el comercio con el plan de expansión y la "buena actuación" que desarrolla Mercadona en las islas.

En este sentido, Antich ha remarcado que, dada la actual crisis económica, "no es fácil" encontrar nuevas inversiones, por lo que las administraciones deben colaborar con la iniciativa privada. "La única manera de salir de la crisis es que la iniciativa privada se mueva", ha aseverado el presidente autonómico, tras afirmar que el sector público ya ha invertido todo lo que podía.

Por su parte, la consellera de Turismo y Trabajo y portavoz del Govern, Joana Barceló, ha destacado el desarrollo de la responsabilidad social de Mercadona, así como la creación indirecta de puestos de trabajo mediante su plan de expansión. No obstante, ha anunciado que el protocolo de colaboración firmado no contará con ninguna línea de subvenciones económicas públicas. 400

Millones para proveedores baleares

El director general de Relaciones Externas de la cadena de supermercados ha explicado que, mediante este convenio, la entidad se compromete también a gastar 400 millones de euros en la compra de productos a proveedores agroalimentarios y de servicios de las islas durante los cinco años que dure su expansión.

Según Germán, Mercadona colabora en las islas con más de 190 pequeñas y medianas empresas, a las que compra productos elaborados en Baleares por valor de 80 millones de euros anuales. En especial, ha destacado la adquisición a la empresa cárnica Procam de sobrasada mallorquina, que se distribuye en los establecimientos que la entidad gestiona no sólo en la Comunidad Autónoma, sino también en el territorio peninsular.

En relación al protocolo de colaboración firmado con el Govern, el responsable de Relaciones Externas de la entidad ha asegurado que este acuerdo es "muy importante" puesto que "la única forma de salir de la crisis es incrementar la productividad". Así, ha recordado que la época de bonanza vivida durante los últimos 15 años "no sirve", por lo que es necesario llevar a cabo otro tipo de actuaciones.

Así, las inversiones realizadas por Mercadona en 2009 superaron los seis millones de euros, lo que permitió crear unos 200 nuevos puestos de trabajo. Por lo que se refiere a las políticas laborales de la cadena, aplaudidas por Barceló, un total de 95 empleadas de las islas pudieron disponer de un mes más de baja por maternidad durante el año pasado.