El Grupo Municipal Regionalista de Santander ha pedido al equipo de Gobierno (PP) que "abandone su política de someter el desarrollo de la ciudad a diseños que solamente responden a intereses partidistas, anunciando macro proyectos como el de Las Llamas a poco menos de un año de las elecciones".

Según su portavoz, Francisco Sierra, y el concejal, José María Fuentes-Pila, los regionalistas no se oponen a que se haga de Las Llamas un gran espacio del conocimiento pero rechazan "el estilo que emplea el PP, buscando el triunfo electoral, sin pensar ni tener en cuenta la opinión de los vecinos ni de las administraciones que van a financiarlo".

En este sentido, y en alusión a las declaraciones del alcalde, Íñigo de la Serna, respecto al presidente de Cantabria, el regionalista Miguel Ángel Revilla, Sierra ha defendido que es el primero "quien verdaderamente se aísla de lo que la ciudad requiere".

Los regionalistas no entienden que, si es necesario el consenso de varias administraciones para que actuaciones clave en el desarrollo de la ciudad salgan adelante, previamente a su presentación publica no haya habido "una toma de contacto" con dichas instituciones para buscar la viabilidad de los proyectos y asegurarse la financiación.

"Solamente nos queda pensar que, de nuevo, volveremos a escuchar el discurso victimista del alcalde hablando de discriminación hacia la ciudad si le comunican que no hay dinero", ha apuntado Sierra.

En este sentido, Fuentes-Pila ha denunciado que "exigir a otras administraciones que asuman una planificación urbanística de estas dimensiones sin más criterio que un eslogan —'Ya+'— es un insulto a la inteligencia de los ciudadanos".

A ello se suma el hecho, ha continuado, de "querer pasar de puntillas por las correcciones que deben realizarse a través del informe de impacto ambiental que afecta al nuevo Plan General de Ordenación Urbana, pretendiendo hacer su propio Plan a medida de sus necesidades políticas".

El portavoz regionalista insistió que Santander precisa de participación vecinal "real" a la hora de configurar ese espacio publico; consenso de las administraciones publicas desde el inicio del proyecto en su diseño; y financiación viable para desarrollarlo.

"El 'modus operandi' del equipo de Gobierno se basa en hacer electoralismo con maquetas, pagadas con dinero publico, al objeto de eludir la gestión diaria de las necesidades reales de la ciudad. Ya lo hicieron hace tres años con una carpa instalada en la Plaza del Ayuntamiento con el PGOU, un plan que sigue sin aún aprobarse", han insistido.

Los regionalistas han recordado que el Partido Popular lleva cinco años elaborando el PGOU, "que no termina de ver la luz definitiva", y ahora la memoria ambiental obliga a modificar ciertos apartados, "lo que implica celeridad en la gestión municipal y no declaraciones que ataquen a otras administraciones", han considerado.

"Santander necesita un Plan de Urbanismo nuevo que se ajuste a la normativa ambiental y urbanística, de ahí que el alcalde debe centrar sus esfuerzos en acabar la legislatura con un Plan digno, operativo, evolutivo y consensuado", ha remarcado Fuentes-Pila.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.