El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha exigido este miércoles a la Xunta que, "de forma inmediata", busque la fórmula para "congelar" la ley gallega de cajas por el "choque frontal" entre esta norma y el proceso "de marcha conjunta" de Caixanova y Caixa Galicia.

En una rueda de prensa, el regidor vigués ha advertido de que, cuando la ley entre en vigor, será "incompatible" con el protocolo de fusión, un protocolo que "va en la dirección contraria". A ese respecto, denunció que existe un "problema gravísimo" y que Xunta y Parlamento gallego deben tomar medidas para congelar la ley.

En caso contrario, alertó, "el proceso conjunto puede quedar pulverizado, reventado, no valdrá para nada". Así, recordó que el plazo para solicitar ayudas del FROB ya ha finalizado y que "ya no hay alternativas". A esto se suma el hecho de que "la ley puede ser declarada inconstitucional", por lo que "sólo hay una salida: que el Parlamento avale el protocolo de ambas cajas y que se suspenda la aplicación de aquellos artículos que van en dirección diametralmente contraria a ese protocolo".

Abel Caballero insistió en que la norma, impulsada por PP y BNG, fue "un disparate político", pero que "aún hay tiempo para arreglarlo" y evitar el "riesgo" para ese proceso conjunto y "la amenaza sobre alguna de las dos cajas". "Recomiendo a Feijóo sentido común, rectificación y congelación de la ley", reiteró el alcalde. INCONSTITUCIONAL

Por otra parte, apuntó que el levantamiento de la suspensión de algunos preceptos por parte del Tribunal Constitucional no significa que la ley sea acorde con la Carta Magna.

En ese sentido, el regidor puso como ejemplo el Estatut de Cataluña, "que no tuvo ningún artículo suspendido, pero varios fueron declarados luego inconstitucionales". "Yo digo que veremos dentro de dos años cómo la ley —gallega de cajas— es declarada inconstitucional", concluyó.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.