El portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, asegura que tiene "dudas más que razonables" de que la Xunta "no quiera aplicar" la Ley de Cajas de Galicia pese a que el Tribunal Constitucional haya levantado la suspensión que pesaba sobre ocho de los 11 preceptos recurridos por el Gobierno central a la normativa gallega ante el alto tribunal. Además, considera un nuevo ataque "a los intereses del país" el auto judicial, puesto que mantiene paralizado el apartado que da competencias a la comunidad para decidir ante situaciones de insolvencia de los entes crediticios, incluidas autorizaciones para cualquier tipo de alianza.

A este respecto, en cuanto al acuerdo preexistente entre el Estado y la Xunta en la mesa de negociación para la retirada del recurso y que acabó en fracaso, Guillerme Vázquez mantiene que los nacionalistas ya habían manifestado su postura contraria a "mecadear y negociar" una normativa aprobada por el Parlamento autonómico, por lo que actualiza este pensamiento y reprueba el "mercadeo" con esta normativa. "Lo siguiente es que nos la manden de Madrid", mantiene.

En rueda de prensa este miércoles en Santiago, el líder nacionalista ha manifestado su disconformidad con el auto, que considera "político", del Tribunal Constitucional y que, en todo caso, ha demostrado que "el BNG tenía razón" cuando aseguraba que la normativa gallega encajaba con la Carta Magna. "Estábamos seguros de la constitucionalidad", ha recordado, al tiempo que ha reivindicado la autoría del Bloque del texto legislativo que, tras su tramitación parlamentaria, vio luz verde en diciembre del pasado año.

Así las cosas, en el contexto actual, el portavoz del Bloque ve "agazapado" al PP y al Gobierno de la Xunta y, por ello, ha expresado sus "dudas más que razonables" de que se quiera aplicar. "Hay demasiados nubarrones", observa el dirigente nacionalista, quien constata lo "inaceptable" que resulta que un partido político "tenga que recordar a un gobierno que aplique una normativa" aprobada en la cámara legislativa.

"Un gobierno debe cumplir la ley", ha puesto de manifiesto Guillerme Vázquez para preguntarse "qué gobierno del mundo se toma un tiempo de reflexión" acerca de una normativa. Esta circunstancia le ha llevado a pensar que el Ejecutivo que dirige Alberto Núñez Feijóo "estaba cómodo" en la situación de suspensión de la normativa por parte del Tribunal Constitucional.

En cuanto a la postura del PSdeG, que ahora propone una modificación de la legislación de cajas para adaptarla al protocolo firmado por Caixa Galicia y Caixanova para realizar la fusión de ambos entes crediticios, Guillerme Vázquez califica de "extraordinaria" —irónicamente— esta petición en la que se demanda "primar los intereses de unos directivos" frente a los beneficios generales para el país.

Análisis auto

Por otro lado, y al respecto del contenido del auto, Guillerme Vázquez ha constatado que el fallo emitido por el alto tribunal "va en la línea prevista" de la reforma de la Ley de Órganos Rectores de las Cajas de Ahorro (Lorca), por la que PP y PSOE "acabarán con la localización de las cajas para convertirlas en un bocado" que, augura, entregarán "a la gran banca".

"Nosotros nos oponemos con rotundidad, las cajas tienen que desenvolver nuestra economía, cuando no sea así, ya veremos las consecuencias", reflexiona el portavoz nacional del Bloque, quien avisa de que lo siguiente y "moderno" —cuando no exista vinculación con el territorio de las cajas— será colocar los ahorros en el "Deutsche Bank".

"Es otra decisión del TC como arma judicial por el bipartidismo español", advierte el dirigente nacionalista para rechazar, una vez más, que se sigan "vaciando" las competencias de las comunidades autónomas para "convertir los autogobiernos en nada". "La sociedad gallega debe considerar la necesidad de contar con un autogobierno frente a la descentralización absoluta", juzga.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.