Calor en Madrid
Termómetro de una parada de autobús situada ante la Puerta de Alcalá, que marca 41 grados registrados en Madrid. Ángel Díaz / EFE

El calor sofocante que azota por tercer día consecutivo la Península empieza a pasar factura. Algunas personas pueden sentir desánimo, tener problemas para conciliar el sueño, incluso dificultad para prestar atención, cansancio o una irritabilidad superior a lo normal.

El principal problema es que el exceso de calor afecta al descansoY es que, las temperaturas superiores a los 35 grados puede provocar desequilibrios importantes en nuestro estado de ánimo, explicó a 20minutos.es la psicóloga clínica Elena Borges. "El principal problema es que el exceso de calor afecta al descanso. Las personas no pueden tener un sueño reparador y esto provoca numerosos desajustes: cansancio, irritabilidad y déficit de atención", aseguró la especialista. Por este motivo, y para evitar sufrirlos, Borges recomendó proteger el sueño aclimatando las habitaciones y no olvidar la siesta. "Así completaremos el descanso necesario para el día", dijo.

Pero los efectos del calor no sólo tienen consecuencias anímicas. Nuestro organismo también los sufre directamente y pueden ser muy peligrosos, recordó Salvador Tranche, secretario de la Sociedad Española de Medicina Familiar. Los síntomas más comunes son: disminución del apetito, dolor de cabeza y molestos resfriados por el aire acondicionado.

"Para evitarlos debemos hidratarnos bien, aclimatar las viviendas e intentar ducharnos una o dos veces al día", aconsejó Salvador. Hay que estar especialmente atentos si la temperatura corporal supera los 38 grados porque podríamos sufrir un golpe de calor. "Se trata de un fallo multiorgánico. Los síntomas son sudor frío, aumento de la frecuencia cardiaca, estado de atontamiento... En estos casos tenemos que apartar a la persona del sol, hidratarlo, refrescarlo y llevarlo al hospital", concluyó Salvador Tranche.

España, al rojo vivo

La ola de calor disparará este miércoles los termómetros de toda España y se llegará a los 40-44 grados en muchas provincias del centro y suroeste peninsular, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Situación que mantendrá en alerta naranja (riesgo importante) por altas temperaturas a nueve provincias de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha.

La situación será aún peor este jueves porque las temperaturas subirán uno o dos grados más de media, situación que mantendrá en alerta naranja a 12 provincias y a Jaén en alerta roja (riesgo extremo). Habrá que esperar hasta el fin de semana para que la ola de calor africano abandone la Península y el mercurio dé un respiro.