Los sanitarios mantienen, así, el paro convocado para diez días de marzo, cuya solución se complica ahora aún más, después de que el sindicato UGT decidiera presentar un recurso judicial para pedir que se traslade la negociación a la mesa de la Función Pública. El director de Coordinación Asistencial del Salud echó más leña al fuego al afirmar que los médicos no tienen voluntad de negociar.