Benjamin Netanyahu y Barack Obama
Benjamin Netanyahu y Barack Obama, durante su reunión. Michael Reynolds / EFE

Los lazos entre Estados Unidos e Israel son "inquebrantables". Así se ha experado este martes el presidente estadounidense, Barack Obama, tras una reunión en el Despacho Oval con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. El encuentro, que había quedado aplazado el 1 de junio tras el asalto israelí a una flotilla que llevaba ayuda humanitaria a Gaza, tenía como objetivo aproximar posiciones tras una etapa de enfriamiento en las relaciones bilaterales entre ambos países.

Netanyahu es serio cuando afirma que quiere dialogar con Palestina El encuentro comenzó poco después de las 11.00 horas locales (15.00 GMT) y ha durado cerca de una hora, antes de que los dos líderes comparecieran ante los periodistas para unas breves declaraciones.

Obama aseguró que se han producido "verdaderos progresos" en la situación de Gaza y expresó su esperanza de que haya conversaciones directas pronto entre israelíes y palestinos. Consideró que Netanyahu es "serio" cuando afirma que quiere dialogar con las autoridades palestinas.

El presidente estadounidense expresó su esperanza de que las conversaciones directas puedan comenzar antes del 26 de septiembre, cuando expira la moratoria de seis meses que se ha impuesto el Gobierno israelí en la edificación de nuevos asentamientos en los territorios ocupados. No obstante, el presidente estadounidense indicó que esas conversaciones no podrán tener éxito a menos que los estados árabes vecinos también las apoyen.

Compromiso

Por su parte, el primer ministro israelí aseguró que está "comprometido" con la paz con los palestinos y afirmó que las informaciones acerca de un enfriamiento en las relaciones entre los dos países están "completamente equivocadas".