El conselleiro de Economía e Industria, Javier Guerra, ha asegurado que exigirá a Factoría Naval el cumplimiento del Plan de negocio tras los apoyos y avales concedidos, porque éstos "llevan consigo una serie de compromisos". Por su parte, el gerente de la compañía, José María Suescun, ha informado a sus trabajadores de que se podría retirar el ERE suspensivo que pesa sobre buena parte de la plantilla a mediados de julio.

En concreto, la Administración autonómica exige al astillero el cumplimiento del plan de negocio, que tiene que estar avalado por el consejo de administración de la compañía, el compromiso de no reparto de dividendos, el mantenimiento de los puestos de trabajo y el mantenimiento de los salarios de los puestos directivos. "Estaremos vigilantes para su cumplimiento", ha sostenido Guerra, para quien "ya no hay ninguna condición" para que esto no suceda.

Además, ha justificado las exigencias de la Xunta en que al astillero se le está dando "dinero público que se detrae de los impuestos de los ciudadanos", por lo que se debe "controlar" que esos fondos se destinen a "salvar la compañía y salvar los puestos de trabajo y la economía de la comarca".

En todo caso, el conselleiro ha remachado que ahora "se deben hacer las cosas bien" y ha asegurado que las "perspectivas" que maneja para la empresa son "positivas". "Pero ahora es su turno", ha concluido.

Retirada del ere

Por su parte, el gerente de la compañía ha reunido a los trabajadores del turno de tarde y, en alusión al concurso de acreedores, les ha trasladado que "todo está arreglado" después que se resolvieran las diferencias con los bancos tras la mediación de la Xunta. En esta situación, también les ha informado de que se podría retirar el ERE suspensivo que pesa sobre buena parte de la plantilla a mediados de julio.

A mayores, el presidente del comité de empresa, Francisco Gallego, ha indicado que la empresa pretende invertir el proceso de la suspensión de pagos y el ERE pero ha detallado que ese proceso burocrático les llevará "entre un mes y medio y dos meses".

En cuanto a la actividad del astillero, Gallego ha informado de que "está parada" por los mismos motivos económicos y de que, "aunque los bancos hayan acordado ponerse en marcha a ellos la tramitación es complicada y va a llevar tiempo". Esto provocará, a su juicio, que "principalmente en la empresa auxiliar la actividad siga estando a un ritmo muy bajo".

A día de hoy la tercera parte de la plantilla está incluida en el ERE, pero el presidente del comité de empresa augura que "a medida que se vayan arreglando los trámites se irán reincorporando y se invertirá el proceso", algo que estima "durará entre un mes y mes y pico".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.