Calor en España
Varios niños se bañan en una fuente de Valencia. Manuel Bruque / EFE

Las tormentas afectarán este viernes y sábado al interior peninsular, sobre todo en la mitad norte, pero el domingo la borrasca abandonará el país y comenzará una subida importante de las temperaturas, sobre todo el lunes y el martes, a causa de la influencia de viento de origen sahariano, según informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Para el lunes se espera un "tiempo seco, caluroso y con cielos despejados" y el martes, valores "muy elevados"

El portavoz de la agencia, Ángel Rivera, ha explicado que las tormentas afectarán este viernes y sábado al interior de la Península, y serán "más probables y sobre todo más intensas" en la mitad norte y área cantábrica, debido a un frente frío en capas altas de la atmósfera, que irá acompañado de un descenso de los termómetros de cuatro grados centígrados. 

Pero el domingo las tormentas disminuirán "claramente" y "si acaso" podría producirse alguna por la zona norte y las temperaturas comenzarán nuevamente a ascender de forma continuada el lunes, cuando se espera un "tiempo seco, caluroso y con cielos despejados, hasta el martes, cuando se alcanzarán valores "muy elevados".

41º C el martes

Se espera que el martes se sobrepasen los 41 grados centígrados en Andalucía y en el sur de Extremadura; en la zona centro se prevén temperaturas de entre 37 y 39 grados centígrados; de 33 ó 34 grados centígrados en la meseta norte; unos 36 o 37 grados centígrados en el valle del Ebro.

En la costa norte, la temperatura podría subir hasta 28º C, y en la mediterránea a 32º C

Para la costa norte se espera una temperatura de unos 27 ó 28 grados centígrados; y de entre 31 ó 32 grados centígrados en el mediterráneo.

A partir de entonces, el miércoles y el jueves una borrasca recorrerá la mitad oeste peninsular y dejará precipitaciones a su paso, aunque irá debilitándose, de modo que el viernes "probablemente habrán desaparecido" en todas las regiones y volverán a subir los termómetros, al estabilizarse la atmósfera.