El concejal de Fiestas y Cultura Popular en el Ayuntamiento de Valencia, Félix Crespo, considera que la denegación por parte de la Dirección General de Costas de disparar los castillos de fuegos artificiales de la Feria de Julio en la playa de la Malva-rosa demuestra la "fijación insana" del Gobierno central contra la ciudad y su "manía persecutoria, de la que continuamente está dando muestras en los distintos asuntos que afectan a Valencia".

Crespo ha explicado en un comunicado estos días en "muchísimas ciudades" de la Costa española se celebran castillos o fuegos artificiales en la misma playa. "Es una imagen típica del verano que forma parte de las tradiciones de muchas regiones españolas", ha resaltado el concejal, quien se pregunta "¿por qué no pueden los valencianos celebrar sus castillos en la playa como sí lo hacen los vecinos de Gijón, Marbella, Tarragona, Santander, Almería, Blanes, Palma de Mallorca o San Sebastián?" y por qué los valencianos "reciben un trato diferente".

"Este es uno más de una serie de agravios contra la ciudad de Valencia, como la prohibición de las terrazas o chiringuitos, el veto a la nueva sede de la Dirección General de Tráfico o la inaudita intervención en el Plan de El Cabanyal, cuando hemos conocido hace poco que la Unesco ha pedido al Ministerio de Cultura que paralice la construcción de un rascacielos junto a la Catedral de Sevilla, que es patrimonio de la Humanidad, y le han contestado que eso son competencias municipales", ha manifestado el edil.

Félix Crespo ha explicado que el Ayuntamiento, "atendiendo a que durante muchos años se han celebrado los castillos en la playa, este año pidió autorización de nuevo en la playa porque así lo han pedido muchos vecinos".

Como ha indicado el edil, la "única excepción" fueron los dos últimos años en que los castillos se tiraron desde el espigón del Puerto, "pero numerosos ciudadanos han solicitado que vuelvan a la playa, porque desde el Puerto la distancia es tal que llega antes la luz que el sonido y se produce en el espectáculo una distorsión entre luz y sonido que desluce los castillos".

"Esta es la razón del cambio y así se ha explicado desde el primer momento por el Ayuntamiento en la solicitud de autorización y en las alegaciones a Costas y al Delegado", ha apuntado el concejal de Fiestas.

Félix Crespo ha asegurado que existía una autorización del delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta, pero ha indicado que Costas "la ha desautorizado". "El Ayuntamiento, una vez hecha la solicitud, recibió una autorización de la Delegación del Gobierno que permitía tirar el castillo desde la playa", ha señalado.

Sin embargo, ha destacado que, posteriormente. la Demarcación de Costas "rectificó a la Delegación y lo prohibió". Entonces el Ayuntamiento presentó las alegaciones correspondientes y ahora "resuelve Costas otra vez denegando la autorización, todo ello a menos de un día de su celebración y sin dar una sola razón de su negativa", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Valencia.