El ex director general de Mercasevilla Fernando Mellet, imputado por la presunta venta irregular de los suelos del merca a la compañía filial de Sando 'Sanma Desarrollos Urbanísticos', que se alzó con la adjudicación a pesar de que en el concurso público concurría una oferta superior por parte del Grupo Noga, negó hoy todas las acusaciones vertidas contra su persona y aseguró que está siendo sometido a una "injustificada cacería jurídica, política y mediática".

Mellet había sido citado hoy viernes para prestar declaración ante el Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, pero finalmente aportó a la juez Mercedes Alaya una declaración por escrito de 14 folios en la que asevera que "se están practicando diligencias indiscriminadas en búsqueda de delitos respecto a los cuales no existe el más mínimo indicio", todo ello dentro de una causa "en la que se están fulminando sus más elementales derechos fundamentales".

En el escrito —donde cuenta "la absoluta y contundente verdad de todos los hechos"—, al que ha tenido acceso Europa Press, Mellet dice que los partidos políticos "intentan sacar clara tajada electoral a costa de mi propia persona, reputación y honor, donde su único interés es dilatar las diligencias a tiempo de elecciones y, así, poder vender mi cabeza como arma electoral", al tiempo que indica que la presente causa, "a día de hoy, carece de sustento criminal, pues no hay indicios del más mínimo delito".

De igual modo, también se refiere a la actuación de la juez instructora, señalando que "está aplicando conceptos jurídicos manifiestamente erróneos; está dando por sentado ilegalidades que no existen; está interrogando a los testigos e imputados dando por ciertos extremos jurídicos que no lo son, y está olvidando que el principal afectado según sus tesis, Noga, no recurrió en vía administrativa y manifestó que entendía perfectamente legal el concurso".

"extrañeza" e "indignación" con la juez

Asimismo, y tras manifestar su "extrañeza e indignación" por la actuación de la juez en una causa que "ha quedado absolutamente desdibujada", asegura que el concurso sobre los suelos "fue una opción voluntaria que Mercasevilla eligió en aras de la transparencia, cuando podía haber vendido los terrenos directamente, como hizo con Hipercor", agregando que "lo más grave y escandaloso de todo es que se ignora alegremente que yo siempre fui partidario de enajenar los referidos terrenos por el sistema de subasta pública".

"Yo era sencillamente el director, subordinado a otros órganos, por lo que jamás pude tener la última opinión en una operación de tal envergadura", según prosigue Mellet, quien asevera igualmente que, "si a pesar de constar la pulcritud del concurso y su perfecta legalidad, la instructora continúa pensando que lo que existe es una clara conspiración del Ayuntamiento para ordenar a Mercasevilla que adjudicara el concurso a Sando simulando una apariencia de legalidad mediante un concurso fraudulento, fácilmente podrá comprender que en ese marco, en esa fábula, el declarante no sería más que un mero actor secundario".

En esta línea, prosigue añadiendo que, en esa "hipotética disyuntiva", él "no sería más que un mero actor secundario, instrumental por razón de su cargo y del obligado acatamiento de instrucciones de órganos decisorios superiores, por lo que la juez estaría obligada a imputar al Consejo de Administración al completo, incluidos representantes del PP; a los representantes de Mercasa, al interventor y al secretario del Ayuntamiento y, evidentemente, a todos los concursantes y oferentes que se hubieran prestado al 'juego', entre otros Noga".

Pardal "falta abiertamente a la verdad"

Asimismo, Mellet, que había pedido voluntariamente declarar tras la declaración prestada tanto en sede policial como judicial por Antonio Pardal, socio mayoritario de Larena 98, estima que éste último "falta abiertamente a la verdad, persigue intereses propios y espurios, y ha realizado afirmaciones gratuitas que necesitan ser prontamente contradichas y desvirtuadas", refiriéndose en este punto a la documentación aportada por el propio Pardal sobre la instalación de una estación de ITV en terrenos del merca sobre los que Larena 98 tenía el derecho de superficie.

En esta línea, el imputado relata que el propio Pardal "sostenía que, además del negocio inicial, le era interesante explorar las posibilidades de instalar una ITV, una inquietud que llevó a que Mercasevilla encargase un estudio sobre la rentabilidad de una ITV y otro de viabilidad jurídica en terrenos del merca", siendo "la realidad que Mercasevilla encargó y pagó los dos estudios, pero nunca hizo gestión alguna en referencia a la ITV más allá de encargar los informes".

Así, Mellet se refiere a la factura supuestamente falsa aportada por Pardal añadiendo que la misma se expidió debido a que el merca "había sufragado el coste de las vallas publicitarias, banderolas y resto de elementos publicitarios de Larena 98 que durante 2003 y 2004 estuvieron expuestos en Mercasevilla", pero asevera que "fue anulada el mismo día que fue emitida", por lo que "nunca fue pagada" por el responsable de Larena 98, "que se negó aduciendo razones peregrinas".

La itv

Sin embargo, indica Mellet, Pardal "ha fabulado una versión intentando mezclar el asunto de las vallas con la ITV, siendo más cierto que las facturas de los informes de la ITV fueron solicitados por el merca, para el merca y pagados por el merca, aunque se les cedieran a Larena para que prospeccionase sus posibilidades de concesión en la administración competente".

Respecto al fax presuntamente enviado por el entonces director general de Larena 98 en Sevilla, Manuel Sola Sanabria, a Ernesto de la Torre, directivo de la empresa en Madrid, en el que se hace referencia a que los informes sobre la ITV "han de ser pagados por Mercasevilla pero con fondos de Larena 98", Mellet dice que "causa profunda indignación que se invente dicho fax sencillamente para corroborar y dar pábulo a las mentiras de Pardal". "Es falso que se pretendiera cobrar nada con dinero negro", puntualiza.

De igual modo, niega las reuniones que, según Pardal, existieron entre él, el imputado Daniel Ponce y el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, lo que considera "una descomunal y colosal mentira para intentar adornar una versión completamente inventada", mientras que también asevera que "son falsas, inciertas y creadas ex profeso para su declaración las presuntas comidas en Becerrita en las que presuntamente un tercer comensal prometiera nada en referencia a Vía Pública".

Para la mañana de hoy viernes también estaba prevista la declaración del ex directivo de Mercasevilla Daniel Ponce, imputado en esta causa pero que finalmente no pudo acudir a su cita con la juez Mercedes Alaya alegando para ello motivos de salud, lo que ha motivado que la declaración se posponga 'sine die'.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.