El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha asegurado este viernes que la confianza es el incentivo fiscal más barato y de los más importantes entre los que pueda haber y, añadió, "yo quiero que se sepa que en Castilla-La Mancha se puede confiar".

Barreda, que visitó en Azuqueca de Henares (Guadalajara) la ampliación de los laboratorios Liconsa del grupo Chemo, un grupo farmacéutico multinacional especializado en la investigación, fabricación y la comercialización de principios activos y productos farmacéuticos, tanto de uso humano como veterinario, ha hecho así un llamamiento a los inversores de todo el mundo animándoles a ubicar sus proyectos en una Región en la que, ha dicho, no encontrarán problemas añadidos.

En este sentido, ha recordado que en Castilla-La Mancha se ha creado un microclima de paz social, entendimiento y consenso muy importante, de ahí que cada medida adoptada por el Gobierno regional ha estado precedida de un acuerdo con empresarios y sindicatos, ha informado la Junta en nota de prensa.

"Hemos firmado el Pacto por Castilla-La Mancha, un acuerdo en el que nos comprometemos a hacer lo que nos corresponda a cada uno para salir de esta situación de la mejor manera posible", ha apuntado el presidente, que ha reiterado que aunque en la Comunidad Autónoma hay una gran estabilidad política, él gobierna de la mano de la sociedad, con empresarios, trabajadores y sus sindicatos.

"Por eso, Castilla-La Mancha y concretamente la provincia de Guadalajara, el Corredor del Henares y Azuqueca son lugares muy adecuados para la inversión", ha opinado Barreda, que se ha dirigido de nuevo a los inversores españoles y extranjeros "porque serán fructíferos sus proyectos gracias a un clima de entendimiento que cultivamos como un intangible de mucho valor".

Para el jefe del Ejecutivo autonómico al mejor acto al que puede acudir un presidente en estos tiempos es a una empresa que funciona y crea trabajo, "y si además se ubica en una zona dinámica y en expansión como ésta, tanto mejor", ha señalado Barreda, que ha asegurado ser consciente de que la única posibilidad de generar empleo y mantenerlo es crear empresas y que tengan beneficios, algo fundamental para el buen funcionamiento de la economía en la que nos encontramos. "Mi Gobierno hace tiempo que dejó atrás cualquier prejuicio que enturbie esta idea", apuntó.

De empresa familiar a una multinacional

El presidente ha puesto como ejemplo a los laboratorios Liconsa y agradeció que sus fundadores confiaran en Azuqueca de Henares para desarrollar un proyecto que, dijo, nació siendo una empresa familiar que tuvo la tenacidad de convertirse en una gran internacional.

En este sentido, ha destacado que este grupo está ya presente en toda España, Europa, Asia y pronto también en América, y resaltó la capacidad de competencia de empresas como los laboratorios Liconsa, que hacen un esfuerzo permanente en innovación e investigación.

"La única manera de ser competitivos es hacer cosas buenas, nuevas y distintas en todos los sectores, es fundamental, pero en el sector farmacéutico es cuestión de vida o muerte porque la empresa que no esté a la vanguardia de la investigación seguramente quedará obsoleta y en malas condiciones para competir".

Por su parte, el director general de Chemo, Leandro Sigman, ha agardecido el apoyo del Gobierno regional del Ayuntamiento de Azuqueca porque "este tipo de inversiones lo necesitan".

El alcalde de Azuqueca Pablo Bellido, ha asegurado que el día de hoy ha sido especial para el municipio "porque Liconsa en Azuqueca sigue creciendo y apostando por el futuro". A este respecto ha señalado que Liconsa cuenta en el municipio con 350 trabajadores y agradeció que, gracias a esta empresa, el nombre de nuestra GUadalajara esté presente en más de 30 países del mundo con un producto que nos hace la vida más fácil a muchos".