El ex presidente de Vital, Gregorio Rojo, ha afirmado este viernes que ha presentado su dimisión como máximo responsable de la caja "por el bien de la entidad" y espera que se cumpla "escrupulosamente" el acuerdo de gobernabilidad de cuatro años, que alcanzaron PNV y PSE.

Rojo ha realizado estas manifestaciones en una rueda de prensa en Vitoria, tras comunicar este jueves que dimitía, después de que la Audiencia Provincial de Álava ratificara la nulidad de su nombramiento, al entender que se había excedido en el número de años de mandato.

Durante su intervención, Rojo ha destacado que su renuncia ha sido realizada desde "un claro sentido de responsabilidad", ya que a su parecer continuar en el cargo "sólo puede ir en detrimento de Caja Vital".

Asimismo, Rojo ha señalado que, "pese a que existen importantes garantías para la presentación de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo", no lo hará porque "el camino" hasta lograr una sentencia firme "es largo, complejo y lleno de zancadillas".

En cuanto a las críticas del PP, el ex presidente de la Caja Vital ha lamentado que "existan personas y grupos que utilicen esta entidad y el proceso jurídico abierto como un altavoz para sus propios intereses partidistas".

A este respecto, Rojo ha realizado un llamamiento a la clase política alavesa "para que no caiga en tentaciones de manipular a los impositores y para no crear desconfianzas e incertidumbres en un momento tan delicado como el actual". TRAYECTORIA

Rojo, presidente de Caja Vital desde el año 2004, ha afirmado que tiene motivos para sentirse "orgulloso" sobre su gestión, y ha enumerado sus logros al frente de la entidad, entre los que ha destacado la creación de la nueva sede corporativa de la entidad, la puesta en marcha de la plataforma logística Arasur y el "vuelco impresionante" a la Obra social.

Asimismo, el ex presidente de Caja Vital ha recordado que Caja Vital se encuentra "entre las mejores cajas de ahorro estatales" en cuanto a solvencia, liquidez, eficiencia, resultados y baja morosidad.

A su vez, Rojo ha señalado que durante los últimos años Caja Vital ha multiplicado por tres su activo total, sus recursos propios computables y administrados, su crédito a la clientela y su resultado neto.

En cuanto a la presencia de la entidad en la provincia, Rojo ha afirmado que de cada 100 euros que se mueven en Álava, 53 pasan por Caja Vital, y que durante la última década la penetración de la entidad en el mundo empresarial ha pasado del 7 por ciento al 40 pot ciento actual.

Por otro lado, el hasta ahora presidente de Caja Vital ha anunciado que tras su marcha seguirá trabajando en los puestos que actualmente copa, el de vicepresidente del SEA y el de presidente de la Cámara de Comercio de Álava.

Consulta aquí más noticias de Álava.