El secretario general de Comisiones Obreras en Aragón, Julián Buey, ha advertido este viernes de que "habrá que esperar" hasta 2012 para "con suerte" empezar a crear empleo en Aragón, porque en 2010 seguirá el crecimiento negativo y en 2011 será "de entorno al uno por ciento".

En declaraciones a los medios de comunicación en Zaragoza, Buey ha indicado que en 2010 el crecimiento será de un 0,3 por ciento "en el mejor de los casos", en 2011 "se han reducido las previsiones de crecimiento a consecuencia de las medidas de recorte de déficit y del enfriamiento de la economía", por lo que se situará en un 1,3 por ciento; y habrá que esperar a 2012 para "con suerte" empezar a crear empleo, con un crecimiento de entorno al tres por ciento.

El economista del gabinete técnico del sindicato, Carmelo Asensio, ha opinado que la reforma supone "un jarro de agua fría" en un momento en el que "se empezaban a ver ciertos brotes verdes en 2010". "Mucho nos tememos que la recuperación se vea truncada por el giro en política económica que se ha dado en Europa y España con un ajuste que recae en los más desfavorecidos", ha afirmado.

Buey y Asensio han presentado hoy en Zaragoza el informe 'La economía aragonesa y el mercado de trabajo 2009-2010'. En él, según ha explicado Asensio, se muestra como la economía mundial "está sufriendo la crisis más severa desde la Gran Depresión de 1929", en la que la Unión Europea "ha dado un giro radical en su política económica", de una orientada a garantizar el gato público a una restrictiva.

En España se ha aprobado "un duro plan de ajuste" adoptado "bajo la presión de los movimientos especulativos en los mercados internacionales, que supondrán "un duro golpe a la calidad de vida de los ciudadanos, que retrasarán la salida de la crisis".

En el caso de Aragón, ha expuesto Asensio, se ha mantenido en la última década un crecimiento sostenido del PIB cercano al tres por ciento, una tendencia que "se ha quebrado bruscamente" y "Aragón ha pasado de ser una de las comunidades que más tiraba del crecimiento a ser la que mayor recesión ha sufrido en el último año".

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, Aragón ha sido la Comunidad que en 2009 ha registrado la mayor disminución de su PIB con un retroceso del 4,4 por ciento, ocho décimas de caída por encima de la media española y empeora en cuatro décimas la previsión hecha por el Gobierno de Aragón, del cuatro por ciento.

Caída generalizada

En 2009 "ha habido unas caídas generalizadas en todos los componentes de la demanda interna", el consumo de los hogares ha caído un 4,9 por ciento, sin embargo los mayores descensos por el lado de la demanda se han producido en la inversión, que en el caso de la construcción ha caído un 9,8 por ciento y, en bienes de equipo, un 24,2 por ciento.

En la construcción, Aragón "ha sufrido una fuerte caída" del 5,4 por ciento en 2009, cuando la licitación oficial ha caído un 15 por ciento aunque la venta de viviendas ha repuntado un 2,3 por ciento. El sector agrícola ha decrecido un 4,8 por ciento y el de servicios un 1,1 por ciento.

No obstante, Asensio ha advertido de que "este sector puede empezar a destruir empleo el año que viene", por tratarse de un sector muy importante para Aragón, al representar entorno al 60 por ciento de la producción y el 65 por ciento del empleo de la Comunidad.

La Encuesta de Población Activa muestra una media de 84.430 personas paradas en 2009, 37.350 más que hace un año, lo que supone un aumento del 79,3 por ciento. De cara a 2010 "los datos no son nada alentadores" al mostrar que en el primer trimestre se prevé un crecimiento hasta las 99.600 personas, lo que supone un crecimiento interanual del 16 por ciento.

Además, Asensio ha expuesto que en tan sólo dos años y medio, se ha destruido un 26 por ciento más de empleo que en la anterior crisis, que duró ocho años, así como el grado de asalarización ha retrocedido del 82 al 80,5 por ciento.

La destrucción de empleo ha afectado más a los menores de 25 años, que concentran una tasa de paro del 32,8 por ciento, mientras el empleo juvenil continúa cayendo más rápidamente que el de los adultos, ya que la caída de puestos de trabajo ocupados por jóvenes ha sido de más del 20 por ciento frente al 4,5 por ciento del empleo adulto.

Ante esta situación, el secretario general de CC.OO. Aragón ha opinado que "el reto de la economía aragonesa es parar el intenso proceso de destrucción de empleo que empezó en 2007", con medidas como consolidar y aumentar la red de protección social hacia las personas con más dificultades.

Además, ha abogado por la puesta en marcha de una política dirigida a crear un nuevo modelo de crecimiento más productivo y cohesionado, en el que se recupere el papel de la política industrial que promueva los sectores de alto valor añadido y con fuerte base tecnológica, así como los servicios más avanzados o a empresas.

También ha apostado por aumentar y ordenar las inversiones públicas en I+D+i en toda la actividad productiva, una política de empleo que priorice la estabilidad laboral y acabe con la precariedad en el mercado de trabajo, redefinir la política fiscal actuando sobre los ingresos "y no sólo sobre el gasto", así como reestructurar el sistema financiero aragonés para fortalecer su grado de solvencia.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.