Naomi Campbell
Naomi Campbell, en una foto de archivo. Hans Klaus / Efe

La modelo Naomi Campbell no podrá seguir negándose por  más tiempo a declarar en un  juicio contra el ex presidente de Liberia, Charles Taylor, quien le regaló en 1997 un dimante en bruto: el Tribunal Especial para Sierra Leona (TESL) la ha citado en calidad de testigo para el próximo 29 de julio.

La citación de esta Corte "ordena" a la top model que comparezca en esa fecha o, de lo contrario, "incurrirá en un delito de desacato que puede ser condenado con hasta siete años de prisión  o una multa de hasta dos millones de leonres (unos 533.000 euros)", según el documento.

La fiscalía quiere demostrar que Taylor intercambiaba 'diamantes de sangre' por armas La fiscalía quiere tener el testimonio de Cambell para demostrar que Taylor, al contrario de lo que mantiene el acusado, tenía acceso a diamantes en bruto y que los intercambiaba por armas que luego eran usadas en el conflicto armado en Sierra Leona.

Taylor habría entregado el "diamante de sangre" a Campbell durante una cena organizada por Nelson Mandela en sudáfrica, en 1997.

Para la defensa de Taylor, el testimonio de Campbell no es necesario porque tiene "poco valor probatorio" para el caso. Defienden que la modelo ha negado en varias entrevistas haber sido obsequiada con las piedras preciosas y que la sospecha de los fiscales se basa en los testimonios de la actriz Mia Farrow, quien sostiene que Campbell le contó el importante regalo que había recibido del mandatario.

Para la fiscalía, el testimonio de Campbell "es necesario", ya que hay "evidencias" de que recibió diamantes en bruto por parte de Taylor en septiembre de 1997.

Taylor es juzgado desde enero de 2008 en La Haya por once cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad por su implicación en el conflicto civil que asoló Sierra Leona entre 1991 y 2002 y que causó 50.000 muertos.

La acción de los rebeldes del Frente Revolucionario Unido (RUF) en ese conflicto fue financiada en parte por los llamados "diamantes de sangre".

Según la fiscalía del TESL, Taylor, quien niega todos los cargos, participó activamente en el conflicto a través de la entrega de armas al RUF y la dirección de sus operaciones que buscaban hacerse con el control de las minas de diamantes de Sierra Leona.