Cindy Sherman, Untitled Film Still, 1980
Cindy Sherman, Untitled Film Still, 1980 Cindy Sherman

Es un tópico que suele emplearse para describir la saturación de personas, edificios, ideas, iconos y ritos en la urbe de las urbes. Un gran escenario en el que todo está dispuesto para abrumar por cantidad, ruido y empacho de colores y formas.

La exposición del Reina Sofía se centra en el distrito por antonomasia: un Manhattan que, a principios de los setenta, aún tenía un mundo por descubrir. En Lower Manhattan los artistas eran prácticamente los planificadores urbanos en un territorio de naves de fábrica, descampados, diques portuarios y bloques de apartamentos grises que invitaban a crear una escena que pudiera florecer entre las ruinas más anodinas.

De las zonas deprimidas surgió el SoHo, centro de peregrinaje de todo aquello que fuera efervescente, aunque las zonas vacías, los complejos fantasmagóricos, y los rincones que favorecían la explosión de la movida gay también estaban en el punto de mira de los artistas. Un microcosmos con multitud de posibilidades que queda retratado con las fotografías de numerosos artistas que mapean un Manhattan en permanente mutación, regenerándose en función de las vanguardias que moran sus edificios, sus calles, sus muelles y sus páramos.

MANHATTAN, USO MIXTO. Museo Reina Sofía (Madrid) / Hasta el 28 de septiembre / www.museoreinasofia.es