Un 57 por ciento de los ciudadanos vascos desconfía de la capacidad del Gobierno vasco para resolver los problemas del país en el actual contexto de crisis y, en concreto, un 72 por ciento cree que está haciendo "poco o nada" ante la crisis económica, según los resultados del Euskobarómetro elaborado por la UPV/EHU.

Las conclusiones de este estudio, que se realiza semestralmente, fueron dadas a conocer este viernes en rueda de prensa por el director del Euskobarómetro, Francisco Llera. En esta ocasión, se recogió la opinión de 1.200 ciudadanos, entrevistados entre el 6 y 28 de mayo.

Uno de cada cinco vascos (20%) tiene una opinión positiva de la gestión del actual Gobierno vasco encabezado por Patxi López, tres puntos menos que en el anterior Euskobarómetro. Los juicios positivos sólo son mayoritarios entre los votantes del PSE-EE (60%) y, en menor medida, el PP (43%) y UPyD.

En el lado opuesto, el 41 por ciento tiene una valoración negativa, un punto más que en noviembre de 2009. Esta opinión destaca entre los votantes de los partidos nacionalistas, desde el mínimo del 67 por ciento de los de EA al máximo del 88 por ciento de la izquierda abertzale ilegalizada. Para un 36 por ciento de la ciudadanía, la valoración no es ni positiva ni negativa.

Un 42 por ciento de los entrevistados cree que el actual Gobierno Vasco será peor que el anterior frente a más de la mitad que cree que será igual (35%) o mejor (18%). Sólo los votantes populares (56%), socialistas (63%) y de UPyD destacan por su optimismo.

El Euskobarómetro desvela que siguen siendo más los vascos que expresan desconfianza ante el nuevo Gobierno socialista (57%) que los que le otorgan su confianza (22%) respecto a la resolución de los principales problemas del país en el actual contexto de crisis, "empeorando ligeramente las expectativas iniciales". Un 19 por ciento no se decanta por ninguna de las dos opciones.

La desconfianza es mayoritaria entre los nacionalistas (83%) y van desde el 73 por ciento del electorado del PNV al 96 por ciento de la izquierda abertzale ilegalizada. Entre los abstencionistas la desconfianza llega al 63 por ciento, en los simpatizantes de EB al 51 por ciento, entre los del PP, un 28 por ciento. Por su parte, la confianza destaca entre los no nacionalistas (38%) y solo es mayoritaria en los electorados socialistas (72%), populares (43%) y de UPyD.

En ese sentido, Llera ha señalado que el Gobierno vasco "ha empezado hace seis meses a hacer políticas con su nuevo presupuesto, en una coyuntura en la que lo que le agobia a la gente es la crisis económica". Asimismo, ha indicado que es "un gobierno socialista igual que el gobierno de Madrid, que está duramente castigado por la opinión, incluso por el electorado socialista".

Sin embargo, ha destacado que el Gobierno de Patxi López "mantiene los apoyos y la valoración y la mayor parte de sus políticas rozan el aprobado, algunas aprueban clarísimamente y mejora claramente su política de lucha contra la violencia".

En su opinión, el Gobierno vasco "necesita más tiempo" y ha insistido en que "no se le reconoce de forma explícita al Gobierno las mejoras, pero se reconocen mejoras en el clima social". "El clima de cambio, de estabilidad, de tranquilidad y de menor crispación está empezando a producirse en la sociedad vasca, aunque todavía no se lo haya reconocido la mayoría de la opinión publica a la gestión del Gobierno".

Pacto pp-PSE

Por otro lado, un 63 por ciento de la ciudadanía dicen estar en desacuerdo con el pacto alcanzado entre socialistas y populares para dotar de estabilidad al nuevo gobierno monocolor presidido por Patxi López, tras un ligero retroceso de dos puntos.

Un 19 por ciento se muestra de acuerdo con el pacto y un 14 por ciento no comparte ninguna de las dos opiniones. El desacuerdo mayoritario destaca entre el electorado nacionalistas (89%), los abstencionistas (63%) y EB (80%), pero también entre un 25 por ciento del electorado socialista.

El acuerdo con este pacto es algo superior entre los no nacionalistas (33%) y, en concreto, entre el electorados del PP (74%), UPyD y, en mucha menor medida, los socialistas (46%). Llama la atención, en este caso, la división del electorado socialista a favor y en contra, así como la de los no nacionalistas.

Por otra parte, respecto a las política desarrolladas por el Gobierno vasco, sólo en dos áreas consiguen aprobar y en la mayor parte del resto se roza el aprobado. Según los resultados del Euskobarómetro, las vascos no ven "demasiado activo" al Ejecutivo autónomo ante la crisis".

En una escala del 0 a 10, la puntuación para Transportes e Infraestructuras, así como para Sanidad es, en ambos casos, de 5,2. Las que más cerca del aprobado se sitúan son: Seguridad Ciudadana (4,9), Igualdad y Políticas de Género (4,8), Medio Ambiente (4,7), Bienestar Social (4,7), Terrorismo y Violencia (4,6), Políticas Culturales (4,6) y Radio y Televisión Públicas (4,6), mientras que suspenden "de manera más clara, aunque no rotunda", Educación (4,4), Euskera (4,1), Desarrollo Autonómico (4), Inmigración (4), Política Económica (3,9) y Vivienda (3,7).

La mayoría de la ciudadanía considera que el actual Gobierno vasco está haciendo poco (54%) o nada (18%) ante la crisis económica, frente a algo menos de uno de cada cuatro que piensan que está haciendo mucho o bastante (22%).

Pnv oposicion

Por otra parte, la opinión pública vasca se muestra dividida entre quienes expresan una valoración positiva (26%), negativa (35%) o neutra (31%) sobre la labor de oposición ejercida por el PNV al nuevo gobierno socialista vasco.

En relación a la labor política del PP en Euskadi, el 65 por ciento de los ciudadanos tiene una opinión negativa, frente a un 12 por ciento que la considera positiva.

Por otra parte, el Euskobarómetro destaca que la gestión del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero sigue experimentando "un claro desgaste" y son ya mayoría quienes la suspenden (59%), tras un incremento de trece puntos en el último semestre, a añadir al desgaste acumulado en los últimos tres semestres. Frente a ellos, casi una tercera parte, y en retroceso (siete puntos menos en el último semestre), son quienes la aprueban (13%).

"suspenso" a la clase política

En cuando a las valoraciones de los líderes políticos, el Euskobarómetro distingue en las valoraciones entre los políticos más conocidos y entre los menos conocidos. La parlamentaria Aintzane Ezenarro es la única que obtiene el aprobado (5), a pesar de situarse entre los menos conocidos.

Le siguen de cerca, Mikel Arana (4,6), Patxi Zabaleta (4,4), aunque los dos también con índices muy bajos de notoriedad (28% y 59%, respectivamente), Joseba Egibar (4,3), Iñigo Urkullu (4,3), el lehendakari Patxi López (4), Pello Urizar (3,9), Cayo Lara (3,8), Alfredo Pérez Rubalcaba (3,6), Rodolfo Ares (3,6) y José Luis Rodríguez Zapatero (3,1).

En las últimas posiciones se sitúan Arnaldo Otegi (3), Antonio Basagoiti (2,8), Arantza Quiroga (2,7), Rosa Diez (2,6) y Mariano Rajoy (1,8).

A pesar del cambio de mayoría en Euskadi, el Euskobarometro no percibe "síntomas claros de mejora" en el clima político según la percepción de la opinión pública vasca. El escepticismo (50 por ciento y el pesimismo (38 por ciento) se reparten entre las preferencias de casi nueve de cada diez vascos para definir la situación política vasca. El pesimismo es mayor (57%) en el caso de la situación política española, con un aumento semestral de nueve puntos.

Por otra parte, desciende en once puntos en el último semestre la mayoría que piensa que las actuales divisiones entre los partidos generan tensión en su entorno cotidiano y se sitúa en el 56 por ciento, mientras que un 38 por ciento afirma "lo contrario".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.