Unos 3.000 policías se coordinarán en el dispositivo de seguridad previsto para estos Sanfermines. De ellos, unos 2.000 serán agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, que desplegarán todos sus efectivos, tanto en Pamplona y su Comarca, como en el resto de la Comunidad foral. A ellos, se sumarán 600 agentes de la Policía Foral, apoyados por 100 alumnos de la Escuela de Seguridad, 450 policías municipales, y 190 auxiliares de protección civil.

La delegada del Gobierno en Navarra, Elma Sáiz, el consejero de Presidencia, Justicia e Interior del Ejecutivo foral, Javier Caballero, y la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, han informado este viernes de los detalles del dispositivo, después de haber mantenido una reunión para coordinar las actuaciones de los cuerpos policiales, que no incorporan cambios importantes respecto a otros años.

En su intervención, Sáiz ha recomendado a los ciudadanos que "adopten medidas de seguridad en bolsos y carteras, sobretodo en lugares donde se registra la mayor concentración de personas, como la entrada y salida de los toros, las barracas, o los lugares de ocio nocturno".

La delegada ha aconsejado, asimismo, "no contar a nadie que vamos a estar fuera de casa, ante la proliferación de las redes sociales". Finalmente, ha deseado que las fiestas "transcurran con normalidad, que prime el ambiente festivo y la convivencia pacífica", sin tener que "lamentar nada" al término de las fiestas.

Por su parte, Caballero ha destacado que los Sanfermines son "la desorganización más organizada que existe" porque "son muchos los servicios de seguridad". Así, ha señalado que los cuerpos policiales "van a estar perfectamente coordinados las 24 horas del día" de las fiestas, con el fin de "garantizar la seguridad al nivel más alto posible".

Preguntado por si la crisis podría verse reflejada en la afluencia de visitantes, Caballero ha afirmado que la "situación económica es algo que está ahí", pero ha opinado que "la llamada y la fuerza de los Sanfermines no va a hacer que tenga un reflejo especial o extraordinario". "Lo que habrá que hacer es ajustar cada uno el bolsillo a las disponibilidades", ha agregado.

Por último, Barcina ha apuntado que en San Fermín "se pone más de manifiesto que da muy buenos resultados la buena colaboración de los cuerpos y fuerzas de seguridad". "La complementariedad y subsidiariedad es total", concluyó.

Actuaciones por cuerpos

En concreto, la Policía Nacional y la Guardia Civil realizarán labores preventivas de control de accesos, tráfico de estupefacientes, tráfico y otras materias.

Asimismo, los agentes de la Policía Nacional colaborarán el 6 de julio en el acceso a la plaza del Ayuntamiento para el chupinazo, en la supervisión de las calles adyacentes al recorrido del encierro y el entorno de la plaza de toros durante los festejos taurinos. La plantilla se reforzará con 300 agentes de Unidades de Intervención Policial y, además, participará el servicio de intérpretes y el de guías caninos.

Por su parte, la Guardia Civil realizará controles de velocidad y alcoholemia a los conductores, vigilará los accesos por carretera a Navarra, y en Pamplona velará por el cumplimiento de la legalidad en eventos como la feria de ganado o los fuegos artificiales.

En cuanto a la Policía Foral, los agentes trabajarán para garantizar preventivamente la seguridad ciudadana, así como para posibilitar la investigación de delitos y denuncias y la atención próxima al ciudadano. Además, ejercerán de policía administrativa de espectáculos taurinos y realizarán labores de seguridad interior y exterior de la plaza de toros. La Oficina de Atención al Ciudadano, ubicada en la plaza del Castillo, prestará servicio las 24 horas.

En colaboración con la Guardia Civil y la Policía Municipal, los policías forales atenderán la seguridad vial mediante la regulación y vigilancia con controles de velocidad, alcohol y drogas durante las 24 horas en las carreteras que convergen en Pamplona. Por otro lado, también en coordinación con la Policía Municipal, velarán por mantener el orden en el encierro.

La Policía Municipal de Pamplona, por su parte, vigilará la seguridad de los ciudadanos en toda la ciudad, con especial atención a los puntos con mayor afluencia de personas. Los agentes realizarán labores de prevención del delito, de control de venta ambulante, de las ordenanzas municipales y la normativa relativa a hostelería y limpieza y de la Ordenanza de Promoción de Conductas Cívicas.

Asimismo, controlarán el tráfico y apoyarán en las tareas del resto de servicios de emergencia y municipales. La Policía Municipal participará en actos como el encierro, encierrillo, procesión, octava, fuegos artificiales, chupinazo, pobre de mí, feria de ganado y la presencia está garantizada en todos los barrios.

Consulta aquí más noticias de Navarra.