El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, consideró este viernes que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad debe tratarse como si fuera "una política de Estado", al ser "trascendental para Cantabria", y por ello pidió "prudencia" a la hora de hacer valoraciones.

A preguntas de la prensa, De la Serna confirmó que el Ayuntamiento ha recibido la memoria ambiental del Plan y que los técnicos están analizando el contenido, e insistió en que el equipo de Gobierno no se pronunciará hasta que no tenga la valoración de los servicios técnicos y jurídicos.

En relación a las declaraciones de otros responsables políticos respecto al PGOU, el regidor consideró que "estamos ante una cuestión que merece altura de miras, como una política de Estado, porque los ayuntamientos también somos Estado", y por eso él ha sido "muy prudente al abordar este asunto", dijo. "Por esa razón, y únicamente por esa razón, mantendré el silencio hasta no tener las valoraciones técnicas", reiteró.

Para el alcalde, el Plan General es una cuestión "trascendental para Cantabria" al contener proyectos "fundamentales" para el desarrollo socioeconómico de la región y por eso "tiene que estar alejada de determinados ámbitos".

Por todo ello, De la Serna seguirá la senda de la "prudencia, cautela, tranquilidad y silencio" hasta no contar con las valoraciones técnicas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.