Zumos Pascual, del Grupo Leche Pascual, que cuenta con una planta de envasado de zumo exprimido en Palma del Río (Córdoba), pretende crear con los citricultores andaluces una plataforma de venta directa de sus naranjas en Europa, "para que el valor (añadido) que se genera en la cadena (de comercialización) se quede en Andalucía".

Así lo anunció este viernes en rueda de prensa el director corporativo de Compras del Grupo Leche Pascual, Teo Barredo, que explicó que en la actualidad dicho valor añadido "no se queda en Andalucía, ya que la mayor parte de la producción se va a Valencia y desde allí se comercializa con los distribuidores europeos".

Ante tal situación, Zumos Pascual entiende que es posible que "la producción (de naranja fresca) de Andalucía vaya directamente a los centros de consumo, fundamentalmente regulados por el puerto de Rotterdam (Holanda)", desde donde llegan a "los principales mercados, que son Francia, Reino Unido, Alemania e incluso Rusia, que es un mercado emergente".

Para ello, Zumos Pascual pretende "colaborar" con las organizaciones profesionales de citricultores (OPC) "y con todo aquel miembro del sector que lo requiera, para tratar de emprender ese camino, es decir, que el valor que se genera en la cadena se quede en Andalucía, porque si nos limitamos a ser meros productores, pues al final tendremos dificultades de márgenes".

Así, al objeto de que los citricultores andaluces puedan acceder directamente a los mercados de Europa, Zumos Pascual ya lleva meses analizando "en Holanda diferentes puertos, viendo los precios" y tratando con "distintos distribuidores y gente que pueda llevar directamente el producto a los mercados finales", considerando Barredo que "se abren posibilidades muy interesantes, como es la de fruta de la semana, es decir, que la naranja que se recoge esta semana llegue en la misma semana al puerto de Rotterdam, lo cual es un concepto relevante para el consumidor de Centroeuropa".

Zumos Pascual quiere, en definitiva, "trabajar con el sector de manera constructiva", para "ver cómo mejorar los márgenes o cómo reducir los costes, que es una asignatura que hay que superar, especialmente los costes de recogida", pues "el coste de recogida en España es tres veces mayor que el de Brasil y dos veces mayor que el de Estados Unidos, con lo que resulta muy difícil competir en un mercado global con estas condiciones", aunque la calidad de la naranja andaluza sea superior. '

Diez al cubo'

Barredo hizo estas declaraciones después de presentar en la Delegación del Gobierno andaluz en Córdoba, junto al alcalde de Palma del Río, José Antonio Ruiz Almenara, y el delegado de Agricultura de la Junta de Andalucía en Córdoba, Francisco Zurera, el nuevo plan estratégico de Zumos Pascual para el aprovisionamiento de naranjas destinadas a su planta de envasado de zumo exprimido de la localidad palmeña, el denominado Plan 'Diez al cubo', con el que "Zumos Pascual establece una nueva relación con los citricultores andaluces, en pos de un beneficio mutuo".

Se trata, "tanto de asegurar el aprovisionamiento de la empresa, como de dotar de estabilidad a este sector andaluz, con estrategias a largo plazo para el desarrollo sostenible" del entorno de la Vega del Guadalquivir.

El Plan 'Diez al cubo' se articula sobre dos ejes fundamentales: por un lado, el relativo al aprovisionamiento propiamente dicho, basado en contratos a diez años en los que el agricultor se compromete a aportar, al menos, el diez por ciento de su producción anual de naranjas a Zumos Pascual, a un precio mínimo de diez céntimos el kilo. Siempre teniendo en cuenta que Zumos Pascual se adaptará a las peculiaridades locales de árboles, cultivos y variedades autóctonas.

Por otro lado, como ya se ha indicado, Zumos Pascual aportará valor al sector asesorando la comercialización directa de la naranja andaluza en el mercado centroeuropeo. Además, Zumos Pascual prestará toda la ayuda necesaria al agricultor para perfeccionar el rendimiento de las explotaciones, optimizando los costes de la recogida de la naranja y los de otros elementos, como el agua, los abonos o los pesticidas.

Para Barredo, "el nuevo escenario del mercado de naranja obliga a replantearse la relación con los agricultores", por parte de Zumos Pascual, que ha optado "por una fórmula que proporciona estabilidad al campo andaluz, que asegura el futuro de nuestro aprovisionamiento y que, a la vez, ofrece nuevas oportunidades". A este respecto, agradeció el apoyo de las administraciones públicas, "especialmente del Ayuntamiento de Palma del Río y de la Dirección General de Agricultura de la Junta de Andalucía, que desde el principio han entendido y acogido con los brazos abiertos esta iniciativa".

Barredo aseguró que "Zumos Pascual seguirá siendo parte activa del sector citrícola andaluz", con el que quiere "ir de la mano, ayudando a distribuir sus extraordinarios productos en el mercado europeo, y aprovechando nuestra experiencia para mejorar el rendimiento de los cultivos".

Por último, Barredo manifestó que "con el llamado Plan 'Diez al cubo', Zumos Pascual mantiene los estándares de excelencia de sus productos, gracias a una mezcla óptima de variedades que aseguran la calidad y estabilidad del zumo".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.