Airbender: El último guerrero
Una de las escenas de  'Airbender: El último guerrero'. Paramount

La crítica estadounidense ha sido prácticamente unánime, la nueva película de M. Night Shyamalan Airbender: El último guerrero (The Last Airbender), basada en una serie de animación,  es mala. En los medidores de las valoraciones de la crítica en Estados Unidos, como son Metacritic y Rotten Tomatoes, está recibiendo una media de puntuaciones escandalosamente baja: de 21 y sólo 10 sobre 100 respectivamente.

Promedios que irán variando en algo a medida que se añada alguna otra reseña, pero lo que está claro es que no ha habido piedad. Muchas de las opiniones se han ensañado especialmente con la nueva obra del director de El sexto sentido o El protegido.  En general se destaca que esta fantasía épica es un despropósito comparable a La brújula dorada, "mal dirigida", "mal interpretada" y "peor narrada"  en la que prácticamente sólo se salvan sus efectos visuales.

Mejor verla "con los ojos cerrados"

<p>Airbender</p>Pero ésto aún no es nada comparado con algunos de los comentarios más lapidarios que ha dedicado la crítica estadounidense a un director de cierto renombre en los últimos tiempos.

Sólo podrá gustar, como mucho,  a una audiencia de "niños menores de 10 años", asevera el crítico Kenneth Turan en Los Angeles Times. "Una poción tóxica que pondrá a los niños a dormir y acabará con su carrera (la de M. Night Shyamalan)", sentencia Joe Williams de St. Louis Post-Dispatch.

A.O. Scott, de The New York Times, le concede 20 puntos sobre 100 y comenta entre otros aspectos que el añadido en posproducción del 3D -en un caso similar al de Furia de titanes- , no le sienta nada bien a la película, y acaba con una contundente resolución: "Así que la mejor manera de ver 'Airbender: El último guerrero' es con los ojos cerrados'.

La opinión de Peter Debruge en otro medio de referencia como es Variety sigue en la misma pobre valoración, de 20 sobre 100, y la tilda de  "enorme decepción".

Por su parte, Roger Ebert, un de los críticos más veteranos y respetados del sector, escribe en Chicago Sun-Times otra durísima frase: "Es una experiencia agonizante en todos los apartados que pueda pensar y otros que aún no han sido inventados", y le otorga 12 puntos sobre 100.

La venganza de Shyamalan

<p>Airbender</p>Terrible es también la ocurrencia de Cliff Doerksen en Chicago Reader: "Las actuales prioridades nacionales deberían ser las siguientes: reducir las emisiones de carbono y el alto (stop) a financiar las películas de M. Night Shyamalan".

O Keith Philipps, de The Onion, le concede un cero y afirma que: ".. no es muy distinto al por lo general terrible menú de este verano -desde El equipo A a Jonah Hex- (...) Pero es remarcable en un aspecto: es peor que ellas".

Todo ello no hace más que confirmar la relación de odio entre Shyamalan y la crítica cinematográfica norteamericana que se ha ido acentuando desde el estreno de El bosque, en 2004.

En una particular venganza, Shyamalan ya maquinó una muerte horrible para uno de los personajes de La joven del agua (2006), el de un crítico de cine, Harry Farber (Bob Balaban), al que además había mostrado como  alguien siempre negativo y amargado.

¿El fin de una carrera como director?

<p>Airbender</p>Ahora Shyamalan, que confesaba estar "nervioso como un novato" ante el estreno de Airbender: El último guerrero, espera que la taquilla no le dé también la espalda a esta carísima superproducción que ha costado 150 millones de dólares (unos 120 millones de euros), y que según algunas fuentes ascendería a nada menos que 250 si se incluyen los gastos de promoción.

Se estrenó ayer jueves en más de 3.100 salas, y si fracasa comercialmente Shyamalan podría ver seriamente afectada su carrera como director. De momento, algunos de los seguidores de la serie original han hecho sentir también su disconformidad ante los cambios hechos en la película respecto al argumento y los personajes.

Basada en una serie de animación del canal Nickelodeon, está ambientada en un mundo fantástico dividido entre cuatro naciones, las del Aire, Agua, Fuego y Tierra. Su protagonista es el joven Aang, un niño que descubre que tiene el poder de dominar los cuatro elementos e intentará acabar con las guerras que asolan los distintos reinos.

En España se estrenará en agosto

El debutante Noah Ringer es quien encarna a Aang en un reparto sin grandes estrellas que incluye a Dev Patel, el protagonista de Slumdog Millionaire, interpretando a uno de los villanos. El título inicial de la película debía ser Avatar: The Last Airbender, pero se decidió suprimir la palabra "Avatar" para evitar que la confundieran con la superproducción de James Cameron.

Las mismas críticas han señalado que la película contiene elementos de Star Wars, Matrix, El último emperador, Dune, del cine de artes marciales y del universo de Tolkien.

Airbender: El último guerrero está previsto que llegue a las pantallas españolas el 6 de agosto.