Espionaje en EE UU
Boceto del proceso contra los acusados de haber espiado en Estados Unidos a favor de Rusia. SHIRLEY SHEPARD / EFE

Uno de los sospechosos de haber espiado en Estados Unidos a favor de Rusia, identificado como Juan Lázaro, admitió este jueves ante la fiscalía de Nueva York que trabajó para los servicios de espionaje del Gobierno de Moscú y que no es uruguayo.

El juez podría fijarles una fianza superior a los 250.000 dólares

Ese imputado, casado con la también detenida Vicky Peláez, una periodista peruana que escribía para El Diario/La Prensa, admitió que "Juan Lázaro no es su nombre real" y "no nació en Uruguay", y que trabajaba para los servicios de espionaje ruso, que también pagaron su casa de Yonkers, según los documentos presentados por la fiscalía.

Como "acusado número 8, también conocido como Juan Lázaro", aparece el nombre del esposo de Peláez en los documentos de la Justicia estadounidense, que también señalan que "tras su detención el 27 de junio realizó una amplia declaración en la que admitió, entre otras cosas, que no nació en Uruguay".

Vicky Peláez y Juan Lázaro comparecen, al igual que otros acusados, ante el tribunal federal de Nueva York para que se les lean los cargos y para que el juez que instruye el caso, Richard Ellis, decida si les pone en libertad bajo fianza, que podría ser superior a los 250.000 dólares.

Niñez en Siberia

Entre las pruebas presentadas por la fiscalía general y la Oficina Federal de Investigaciones de EEUU figura que "Lázaro habló de su niñez en Siberia", tal como aparece en algunas de las escuchas que el FBI durante años realizó en la casa de Yonkers (al norte de Nueva York) de la pareja latinoamericana.

Vicky dice que esos cargos son auténtica ciencia ficción y que no tiene nada que ver con ello

También se señala que "el 20 de febrero de 2002, después de que Peláez regresara de un viaje a un país suramericano donde recibió dinero del Servicio, se les grabó a ella y a Lázaro una conversación en la que hablan del dinero escondido en el equipaje de Peláez" y diciendo que ese dinero "era todo para ellos, para la casa".

Asimismo presentaron comunicaciones de Lázaro del 23 de noviembre de 2002 retransmitiendo por radio desde su casa de Yonkers "al centro de Moscú sobre el conflicto de Chechenia".

Defienden su inocencia

El abogado de Peláez dijo que su defendida le había expresado su "total inocencia" respecto de esas acusaciones hacia ella y su esposo.

"Vicky dice que esos cargos son auténtica ciencia ficción y que no tiene nada que ver con ello. Ella piensa que la motivación para la acusación viene de su columna y por las posiciones antiestadounidenses que asume en ellas", precisó Moreno.