Dos de las cuatro piscinas estarán al aire libre y las otras dos serán cubiertas, aunque tendrán la posibilidad de abrirse al exterior. El espacio estará dotado de pistas de paddle en abierto, gimnasio y salas polivalentes, además de otros servicios como cafetería, espacios comerciales, dependencias administrativas y aparcamientos. Las obras, que costarán nueve millones de euros, se harán en dos fases.