El trabajo doméstico no remunerado que se realiza en Euskadi equivaldría al 28,7 por ciento del PIB vasco de 2008, lo que supone una caída de veinte puntos en los últimos quince años, según los datos de la cuarta edición de la Cuenta Satélite de Producción Doméstica hecha pública hoy por el Instituto Vasco de Estadística, Eustat.

El objetivo de esta cuenta es proporcionar una imagen global de las actividades productivas realizadas por los hogares y estimar el valor económico aportado que no se recoge, en su mayor parte, en las estimaciones del Producto Interior Bruto. Entre ellas, el Eustat destaca proporcionar alojamiento, el cuidado y la educación, proporcionar comida y las tareas relacionadas con la ropa.

El valor de la producción doméstica de Euskadi ascendió a 19.642 millones de euros en 2008, lo que representaría un 28,7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de ese año. Esta cifra supone una evolución descendente en el porcentaje de participación de la producción domestica en el PIB, desde el 47,5 por ciento de 1993 al 28,7 por ciento de 2008.

El Eustat indica que "esta transferencia de recursos desde la economía doméstica no remunerada hacia la economía de mercado se explica por los años de bonanza económica y por la incorporación de la mujer al mercado laboral, lo que ha dado lugar a que la producción que en años previos se generaba en la economía doméstica, ahora y debido a esa relativa mejor situación económica, se demande en el mercado".

En este sentido, apunta que en otras economías "se repiten idénticas situaciones" a las observadas en Euskadi: por un lado, la progresiva pérdida de peso del trabajo doméstico no remunerado y, por otro, el hecho de que son mayoritariamente las mujeres las que realizan este trabajo, si bien en el caso vasco se aprecia una progresiva mayor participación de los hombres.

La distribución por funciones no presenta grandes diferencias respecto al año 2003. En concreto, en 2008 las funciones que concentran una mayor proporción del total son las de Proporcionar comida (44,7%) y Alojamiento (30,4%). Le sigue, con menor importancia, aparecen las funciones de Proporcionar cuidados y educación (15,5%) y finalmente Ropa y otros (9,4%).

Del año 2003 al 2008 la participación masculina creció más de tres puntos porcentuales, pasando del 24,8 al 28,1 por ciento. Por funciones, es en Proporcionar Cuidados y Educación (31,5%) donde es mayor la aportación de los varones en 2008, seguida de la función de Proporcionar Alojamiento (31,1%), mientras que la menos participada es la de proporcionar Ropa y otros (13,7%).

La distribución por territorios de la Producción Doméstica sigue la pauta relativa al peso de la población de cada uno de ellos, generando Álava el 12,4 por ciento del trabajo doméstico, Bizkaia el 56,8 por ciento y Gipuzkoa el 30,8 por ciento restante.

La distribución del trabajo doméstico entre géneros es similar en los tres territorios históricos, aunque en Bizkaia se da una participación de los varones superior en más de un punto porcentual a la media vasca.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.