Nueva York se paraliza por la huelga de transporte público en el cenit de la campaña de compras navideñas

El sistema del transporte público de Nueva York, que mueve cada día a siete millones de personas, está en huelga desde las 3,00 horas de hoy (8,00 GMT), tras haber fracasado las negociaciones sobre el nuevo convenio colectivo.
Una estación cerrada en Nueva York (Reuters).
Una estación cerrada en Nueva York (Reuters).
Reuters

Con esta protesta, la jornada de hoy se presenta caótica para Nueva York, ya que el bloqueo del transporte supone paralizar prácticamente la actividad económica del corazón de la ciudad, Manhattan, que no vivía una situación de este tipo desde el año 1980.

En los últimos días, la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) ha tratado de obtener el apoyo de los empleados para un nuevo convenio colectivo con recortes en las prestaciones de jubilación y en los seguros de salud, a lo que el sindicato mayoritario, TWU Local 100, se ha negado.

"No hay razón para estos recortes, especialmente en un ejercicio en que la MTA ha tenido un superávit de 1.000 millones de dólares", dijo a la prensa el presidente del sindicato, Roger Toussaint, tras anunciar oficialmente el inicio de la huelga.

El sindicato, que representa a 34.000 empleados, se había dado de plazo hasta esta noche para alcanzar un acuerdo, lo que no ha sido posible, pese a la nueva oferta que entregó la MTA pocas horas antes. "

Esta es una lucha por la cobertura de nuestras jubilaciones, por nuestro trabajo y por nuestra dignidad
  "Esta es una lucha por la cobertura de nuestras jubilaciones, por nuestro trabajo y por nuestra dignidad", dijo el sindicalista, quien mostró su esperanza en que los neoyorquinos entiendan que "nuestra lucha es su lucha".

Toussaint ha ordenado que, a partir de ese momento, los conductores de autobuses y del metro que estén circulando finalicen el trayecto y dejen los vehículos en el depósito de destino, a la espera de recibir nuevas órdenes del sindicato.

La última vez, once días

En la última huelga, celebrada en abril de 1980, la protesta duró 11 días. El paro que se ha iniciado en Nueva York se espera que tenga efectos devastadores para su economía, dado que se produce en el cenit de la campaña de ventas navideñas y en medio de una de las épocas de mayor turismo.

Según el alcalde de la ciudad, el republicano Michael Bloomberg, cada día de huelga provocará unas pérdidas de unos 400 millones de dólares diarios, a lo que habrá que sumar el perjuicio de dejar a siete millones de personas sin poder ir a su puesto de trabajo o centro de estudios.

Tanto el alcalde como el Gobernador, George Pataki, han insistido en los últimos días en que a estos empleados públicos la ley no les permite hacer huelga, y que se enfrentan a multas que pueden ascender a 25.000 dólares diarios.

En una intervención pública realizada hace unas horas, el alcalde animó al sindicato a aceptar la propuesta de la empresa. En su opinión, los empleados del sector público y privado deben hacer frente a un "nuevo mundo", en el que los costes de las pensiones y la sanidad son muy elevados y en el que los empresarios no pueden permitirse el lujo de ser tan generosos.

Bloomberg anunció el miércoles que el ayuntamiento ha preparado un amplio plan de emergencia en caso de huelga, que obliga a los autos que quieran entrar en Manhattan a ir con al menos cuatro ocupantes y restringe el transito de camiones de reparto. También se refuerzan los servicios de ferry y en los ferrocarriles de cercanías y se permite a los taxis que recojan diversos pasajeros en un mismo trayecto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento