Sacar al mercado la gran cantidad de pisos que permanecen vacíos e improductivos en España, ya sea por miedo de sus propietarios a alquilarlos, por desidia o porque se mantienen con fines especulativos, es uno de los objetivos principales del Ministerio de Vivienda.

Dos contradicciones

Es paradójico que, siendo nuestro país en el que mayor número de viviendas tiene cada habitante, apenas entre un 7% y un 9% de las construidas se dedican al alquiler, según los últimos datos que baraja el Gobierno (la media europea es del 32%).
También resulta difícil de entender que, pese a haber por cada vivienda en alquiler una media de cinco personas interesadas en habitarla, siga habiendo aproximadamente tres millones de inmuebles vacíos o utilizados muy de vez en cuando por sus propietarios. No es así como nos explicaron que funcionaba la ley de la oferta y la demanda.

¿Amor a la propiedad?

Se ha dicho en muchas ocasiones que esta situación responde a la pasión de los españoles por la propiedad privada. Esto es más que discutible, teniendo en cuenta (según el Informe sobre el Mercado de Alquiler, realizado por la compañía Defensa y Reclamación Letra2) que en la década de los cincuenta aproximadamente la mitad de la población vivía alquilada.

En realidad, hay tanto piso vacío y la gente ha optado por la adquisición por varios motivos:

–Falta de incentivos fiscales para el alquiler.

–Precios elevados y escasez de alquiler social.

–Inseguridad de los propietarios de casas vacías.

–La caída de los tipos de interés fomenta la compra.

Tiempos de cambio

Desde Letra2 confían en que las cosas van a cambiar y «el porcentaje de viviendas en alquiler se equiparará a la media europea en los próximos años». Distintas realidades apuntan en ese sentido:

–La reforma fiscal que el Gobierno tiene previsto acometer este año equipara las deducciones al alquiler con las de adquisición.

–El Plan de la Vivienda 2005-2008 contempla 182 millones de euros en concepto de ayudas directas que fomenten el alquiler.

–El periodo de venta de las viviendas se está dilatando.

–El esfuerzo sobre la renta para alquilar en España es del 27,7% de media, mientras que el de adquisición llega hasta el 43,7%.

–Es probable un crecimiento de los tipos de interés que acentúe esta diferencia.

El factor inmigrante

El colectivo inmigrante –estimado en 3,5 millones de personas– es un gran demandante de vivienda en alquiler, sobre todo en las grandes ciudades. Únicamente el 28% de los extranjeros que se asientan en España pueden acceder a una casa en propiedad. Este colectivo puede ser un importante motor que impulse el mercado de arrendamiento, según el director del despacho de abogados Letra2, Carlos Jordana.