Rígidos y poco productivos

Entorno laboral: Los españoles tenemos un horario de trabajo menos flexible que la mayoría de los europeos y, sin embargo, rendimos menos. Lo dice el Instituto de Empresa.
Un horario flexible y la libre participación favorecen la productividad.
Un horario flexible y la libre participación favorecen la productividad.
Foto
Cumplir a rajatabla un horario de ocho horas diarias cinco veces a la semana no significa trabajar mejor. La imagen ociosa o indisciplinada que en ocasiones identifica la cultura española no se cumple en nuestras empresas, que son más rígidas que las del resto de Europa y, sin embargo, son menos eficaces.España ocupa el decimocuarto lugar en un estudio sobre competitividad y relaciones laborales elaborado por el Instituto de Empresa y Adecco. La muestra la componen 20 países europeos. «Es el sitio esperado, puesto que en términos de productividad y competitividad estamos entre los más bajos de Europa», explica Cristina Simón, una de las autoras del trabajo.

Los empleados de los países que encabezan la lista, como Suecia, Finlandia, Irlanda, Dinamarca o Francia, tienen mayor grado de autonomía, están más contentos con su nivel de vida y trabajan en entornos más competitivos.

En España, la rigidez administrativa, el menor gasto en I+D y las dificultades a la hora de abordar el empleo cualificado son las causas de esta situación.

España sólo está por delante de Grecia, Hungría, Eslovenia, Polonia, Portugal y la República Checa, que ocupa el último lugar.

Un horario flexible, mayor libertad para organizarse el trabajo y más oportunidad de participación en el devenir de la empresa favorecen la productividad. «Se trata de un nuevo contrato –aclara Cristina–, una nueva forma para las relaciones laborales. Hay que avanzar hacia el empleo cualificado y los productos de valor añadido. Si no lo hacemos, no vamos a poder competir con los países en vías de desarrollo».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento