Evo Morales, un presidente indio y campesino que cambiará Bolivia

Elegido por mayoría absoluta, el primer líder indígena que dirigirá el país andino promete el control estatal del gas.
Algunos indígenas celebran la victoria de Morales.
Algunos indígenas celebran la victoria de Morales.
Efe / Reuters
El largo camino del cambio en Bolivia culminó en la madrugada del lunes con la victoria del líder del movimiento campesino cocalero Evo Morales. El candidato socialista obtuvo la mayoría absoluta en unas elecciones presidenciales con un 72% de participación.

Así, este país de mayoría indígena pobre, tendrá en breve su primer presidente indio, de 46 años de edad y de la etnia aimara. Además, Evo Morales lidera del Movimiento al Socialismo (MAS), un partido de marcado corte progresista y popular, y que jugó un importante papel en los movimientos de protesta contra la exportación de gas a los Estados Unidos y México que dieron al traste con los dos gobiernos anteriores.

Movimientos sociales

El responsable de la derrota conservadora agradeció ayer su victoria a los movimientos sociales por los recursos naturales y auguró una nueva «historia de Bolivia, donde se busque igualdad, justicia, equidad y paz con justicia social». Y lo que es más importante, aseguró que derogará el derecho de propiedad que tienen las petroleras transnacionales sobre el gas natural boliviano y que luchará por la despenalización del cultivo de la hoja de coca.

Este ex pastor de llamas y humilde cultivador de coca, admirador del Che Guevara, hacía un llamamiento para reconstruir «la patria grande» imaginada por Simón Bolívar y el «Tawantinsuyu» del imperio inca. De momento, el triunfo de este antiimperialista confeso provocó ayer  una caída de Repsol en la Bolsa española del 2,31%, empresa con intereses energéticos en Bolivia.

Latinoamérica se hace más roja

El nuevo siglo no ha empezado bien para los intereses de Estados Unidos en Latinoamérica. Al lunar cubano de Fidel Castro se unió en 2000 el triunfo en Venezuela de Húgo Chávez, líder de corte ‘castrista’. En 2003, el sindicalista ‘Lula’ Da Silva era investido presidente de Brasil y el pasado 1 de marzo, Tabaré Vázquez, lo era en Uruguay, por primera vez con una coalición de izquierdas en el gobierno.

Nuevos aires en el liderazgo

Angela Merkel: Recientemente se ha convertido en la primera mujer y ciudadana de la antigua República Democrática Alemana en ser canciller de Alemania.

Ellen Johnson-Sirleaf: Liberia eligió en noviembre a esta economista para ser la primera mujer en ocupar la presidencia de esta castigada república africana.

Michelle Bachelet: A falta de celebrar la segunda vuelta de los comicios presidenciales, esta hija de un general represaliado por Pinochet, se perfila como probable primera mujer en ocupar la presidencia de Chile.

Tarja Halonen: Finlandia inauguró los cambios en el siglo XXI nombrando en febrero de 2000 a esta socialdemócrata como primera presidenta en la historia del país nórdico.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento