Julia Gillard se une a una lista cada vez mayor de mujeres que llegan al poder

  • Hace apenas 48 horas Mari Kiviniemi fue nombrada primera ministra de Finlandia.
  • Gloria Macapagal-Arroyo es presidenta de Filipinas dede 2001 y Angela Merkel ha repetido mandato como canciller de Alemania.
Mari Kiviniemi, primera ministra de Finlandia.
Mari Kiviniemi, primera ministra de Finlandia.
Marikiviniemi.net

Julia Gillard se ha convertido este jueves en la primera mujer en liderar el Gobierno australiano. A sus 48 años asume el cargo de primera ministra bajo la atenta mirada del mundo, un mundo cada vez más acostumbrado a ver a mujeres al frente del Gobierno.

El caso más emblemático en la actualidad, por la importancia económica y política del país que dirige es el de la alemana Angela Merkel, que repite mandato, y el más reciente, después del de Gillard es del de la finlandesa Mari Kiviniemi, que lleva apenas 48 horas como primera ministra de Finlandia.

No se trata de un grupo muy numeroso, sin embargo. Solo Mary McAleese, presidenta de Irlanda desde 1997, Gloria Macapagal-Arroyo, presidenta de Filipinas desde 2001, Laura Chinchilla, presidenta de Costa Rica desde mayo; Jóhanna Sigurdardóttir, primera ministra de Islandia desde febrero de 2009 y Sheikh Hasina, primera ministra de Bangladesh desde 2009; pueden presumir de detentar el máximo poder de sus respectivos países.

La lista de antecesoras sí es un poco más larga, aunque no tanto como cabría esperar, teniendo en cuenta la ya amplia trayectoria política de las mujeres en la mayoría de países democráticos.

Los casos más destacados de mujeres en el poder se remontan a 1921, cuando Mary Ellen Smith fue designada legisladora del Imperio británico. En 1966 Indira Ghandi fue elegida primera ministra de la India. Tres años más tarde Golda Meir se hacía con el poder en Israel. En 1979 Margaret Thatcher cambió el rumbo de la política europea  al proclamarse primera ministra del Reino Unido y en 1988, Benazir Bhutto, en Pakistán, se convertía en primera ministra y en la primera mujer que dirigía un país musulmán.

Mucho después llegarían Michelle Bachelet, en Chile; Ellen Johnson, en Liberia; Vaira-Freiberga, en Letonia; Tarja K. Halonen, en Finlandia; Jenny Shipley, primera ministra de Nueva Zelanda; Jennifer Smith, primera ministra de Bermudas; Hanna Suchocka, primera ministra de Polonia; Beatriz Merino, primera ministra de Perú; Janet Jagan, presidenta de Guyana; Kim Campbell, primera ministra de Canadá; Gro Harlem Brundtland, primera ministra de Noruega; Violeta Chamorro, presidenta de Nicaragua o Tansu Çiller, primera ministra de Turquía, por poner solo algunos ejemplos de mujeres que se convirtieron en líderes mundiales, aunque ninguna de ellas esté ya en el cargo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento