Sara Carbonero
La periodista Sara Carbonero, durante un evento deportivo. EFE

El presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Fernando González Urbaneja, ha opinado este miércoles que la gestión que Telecinco está haciendo de la presencia de la periodista Sara Carbonero en el Mundial de Sudáfrica es "un ejemplo de malversación de los valores del periodismo en una televisión".

Urbaneja, que participa en un encuentro de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) sobre la influencia de los medios de comunicación en la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, ha afirmado en una rueda de prensa que el tratamiento que las televisiones dan a la mujer es "especialmente deplorable".

Ha calificado de "vergüenza" la ubicación de Carbonero junto a la portería de la selección españolaHa defendido que se ha producido una feminización del periodismo que no ha llegado a las decisiones y a los contenidos y que "valores como la igualdad, la tolerancia y el pluralismo", que, a su juicio, tienen mucho que ver con la presencia de mujeres, "no han trascendido a la forma de elaborar los medios".

Bajo su punto de vista, el caso de las televisiones es "especialmente inquietante" porque sí han detectado que el mundo femenino es un público objetivo y que, por lo tanto, interesa como objetivo comercial, pero, al mismo tiempo, están incorporando "modelos muy antiguos"·

Urbaneja ha puesto como ejemplo la gestión que Telecinco está haciendo de la presencia en el Mundial de Sudáfrica de la periodista Sara Carbonero, novia del portero de la selección española Íker Casillas.

El presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid ha calificado de "vergüenza" la propia ubicación de Carbonero junto a la portería de la selección española durante sus intervenciones en los informativos, porque, a su juicio, "rompe con los principios elementales del periodismo".

Si ella quiere ser una buena periodista no debería dejarse empujar hacia la mala prácticaSegún Urbaneja, la propia Sara Carbonero debería tener un "cierto cuidado", porque el periodista no debe implicar sus emociones personales en las historias que construye. "Si ella quiere ser una buena periodista no debería dejarse empujar hacia la mala práctica", ha añadido.

Urbaneja ha opinado que este caso es un ejemplo "muy pequeño, pero muy relevante de lo que es malversación de los valores del periodismo en una televisión".

Telecinco ha respondido a Urbaneja recordando que la ubicación de los periodistas sobre el césped en las retransmisiones del Mundial de Sudáfrica está asignada por la FIFA y explica que la entidad decidió que los periodistas acreditados por las cadenas que poseen los derechos del Mundial se situaran detrás de las porterías de sus respectivas selecciones, pese a que Telecinco intentó "sin éxito" que Carbonero pudiera ubicarse próxima al banquillo, donde se producen mayores oportunidades informativas.

No parece lógico castigarla y dejarla fuera del evento de máximo interés informativoA su vez, recuerda que Carbonero siempre ha cubierto a pie de campo con "absoluta profesionalidad" todos los partidos de este campeonato y otros. Telecinco se pregunta qué hubiera podido pasar si por un asunto que atañe a la vida personal de una mujer periodista, la cadena hubiera decido apartarla del trabajo que ha cumplido con excelencia en la Copa Confederaciones y la UEFA Europa League.

"No parece lógico castigarla y dejarla fuera del evento de máximo interés informativo para un profesional de los medios, cuando está desarrollando su trabajo sin ninguna implicación personal", opina la cadena. Por último, indican que "sería deseable" que la persona que representa a los periodistas madrileños se informara previamente sobre los asuntos que pretende criticar con "tanta vehemencia, en lugar de disparar gratuitamente frases hirientes".

Manga ancha con las infracciones

El presidente de los periodistas madrileños ha opinado que los jueces están teniendo "una extraordinaria manga ancha" cuando se desprecia a las personas y, especialmente, a las mujeres y ha apostado por aplicar las sanciones administrativas disuasorias a los medios de comunicación, previstas en la Ley Audiovisual.

Bajo su punto de vista, tanto a nivel administrativo como judicial, las sanciones deberían ser "mucho más enérgicas" por respeto a los propios periodistas y al ser humano.

Cuando un periodista le ha pedido que ponga un ejemplo concreto de desprecio o ensañamiento con las personas en un medio de comunicación, Urbaneja ha afirmado que suscribe las palabras de Mercedes Milá, quien afirmó que se avergüenza de pertenecer a una cadena como Telecinco tras la emisión de un programa sobre Jesulín Ubrique y su esposa.