El Código Da Vinci
El enigma y el misterio en la sonrisa de Mona Lisa. Archivo

El proyecto de análisis del enigmático gesto de la dama que retrató Leonardo ha sido llevado a cabo a través de un software especializado en la "medición de emociones", según informa la BBC.

La conclusión a la que han llegado es que La Mona Lisa está un 83% feliz, un 9% disgustada, un 6% temerosa y un 2% enfadada, son los datos publicados en el estudio que ha visto la luz en la revista New Scientist.

Para obtener estos resultados el ordenador tuvo en cuenta rasgos como la curvatura de los labios y las arrugas producidas alrededor de los ojos. Estos datos han sido procesados por un software que los compara con una base de datos de rasgos faciales femeninos, a partir de los cuales se obtiene una "expresión facial media estándar" que se contrasta con los rostros que se quieren analizar.

Así, mediante este nuevo programa, se podría analizar el estado de ánimo de una persona a través de una fotografía suya o un cuadro.

¿Queda desvelado uno de los mayores misterios de la Historia del Arte?

A pesar de los algoritmos, sin duda la sonrisa enigmática de La Gioconda seguirá cautivando a sus observadores a través de los siglos, con esa expresión apenas sugerida de la que es difícil deducir si verdaderamente sonríe cuando nos mira.

La identidad de la dueña de esa sonrisa sigue siendo hoy un misterio, aunque la hipótesis que tiene más fuerza es que se trata de la esposa del marqués de Giocondo, Madonna Elisa, de ahí que sea conocido popularmente como Mona Lisa o La Gioconda.

El cuadro reposa desde hace unos meses en una nueva sala del Louvre protegido por tecnologías de vanguardia y un cristal blindado de 40 milímetros de espesor.