Enrique Iglesias: un pijo con mucha gracia

  • Mientras una parte del público adolescente le rinde pleitesía, la otra se mofa de sus maneras afectadas.
  • Es capaz de intimidar con sus bromas a sus entrevistadores.
  • Le gusta a partes iguales la pareja y la soledad.
Enrique Iglesias, en una foto de promoción de 'Euphoria'.
Enrique Iglesias, en una foto de promoción de 'Euphoria'.
Universal

La anfitriona espera esa noche a unos amigos en casa. Durante toda la tarde ha tenido que recoger, ventilar, lavar, pulir, enjuagar, rociar y expurgar. De repente se topa con un CD de Enrique Iglesias en el centro de la discoteca, aquel que publicó el madrileño en 2001, y se sonroja. Antes de exponerse a la mofa de sus amistades, opta por esconderlo en un cajón discreto. Luego escudriña con cuidado el resto del estante. En esta segunda ronda confisca, además, un LP de El Canto Del Loco y el debut de Alejandro Sanz. Mirará dudosa la carátula de otro título de Sanz, Más, pero éste resiste la evaluación. Al fin y al cabo los críticos musicales más prestigiosos, incluso la rapera Mala Rodríguez, elogiaron su Corazón Partío, piensa. Los huecos vacíos son reocupados ahora por los discos de Radiohead: modernos, esplendorosos, alternativos. Junto a ellos, el primer trabajo de The xx, que es lo más.

<p>Enrique Iglesias 544</p>

Mientras prepara las viandas, recuerda las canciones que ha condenado al destierro, puro amor adolescente repleto de suspiros. Se sabe de memoria la de Héroe. En el videoclip, el hijo de Isabel Preysler era golpeado por unos maleantes por tratar de defender a su chica. Sólo la camisa se le descolaba unos centímetros, el traje permanecía impecable y abrazado al cuerpo. ¡Qué envidia, Anna Kournikova, qué escalofríos!

Seductor y superventas

Entre tanto, Enrique Iglesias, recluido en el cajón, incapaz de deleitar a los invitados con sus grandes éxitos, podría estar preguntándose los motivos de su exilio. ¿Acaso no ha escalado en más de 20 ocasiones al número 1 de las listas de los Billboard y ha ganado un Grammy Americano, otro Latino, siete World Music Awards, un ondas, varios ASCAP? Si ha llenado estadios, incluso en la India, donde es el artista internacional más popular. Además, es sexy. Muy guapo. Ahora se ha quitado el lunar de la cara, en las fotos le brillan los ojos, mide 1,90 m, tiene una sonrisa bonita, el pelo bien cortado y echado hacia delante; el tórax, esculpido.

El cantante visitó España hace unas semanas. Aún conserva el tono engolado en la voz, pero cada vez menos. Bajo el brazo traía un nuevo disco, Euphoria, en el que firma la mayor parte de los temas y se codea con figuras de la talla de Lionel Richie, Pitbull o Juan Luis Guerra. Incluye un hit llenapistas –I like it- y un corte salsero y romántico –Cuando me enamoro-. Éxito seguro.

Enrique IglesiasGeneroso con la prensa, dio a cada medio un titular. A las páginas de Hola! reveló que sólo había visto a su padre un par de veces en los últimos diez años, a pesar de que se quieren mucho. A Lecturas le confió que no conocía a ninguno de sus tres hermanos pequeños. En otra habló maravillas de su madre, una mujer "intensa, inteligente, encantadora y disciplinada". No eludió las preguntas sobre su avión privado. Y puso en duda las intenciones de su hermano Julio José de pasar por la vicaría: "Hasta que no lo vea, no lo creo".

Pero no fue hasta que llegó al plató de El Hormiguero que exhibió la cara bromista por la que es celebrado y temido por los periodistas de América Latina. Allí, por ejemplo, ha desconcertado a más de un presentador con sus mentiras y ha animado ruedas de prensa asegurando que su mejor atributo físico son "las pelotas". También ha afirmado que tiene un micropene, que consume drogas "pero sólo los lunes y nada más fuerte que crack", que se inspira en Playboy para componer sus canciones y que no dejaría entrar en su estudio a su padre porque cada vez le gustan más jóvenes y podría levantarle la novia. ¿O esto último no era un chiste?

Un noviazgo de largo recorrido

Aunque se le ha relacionado con Sofía Vergara, Christina Aguilera o Jennifer Love Hewitt, la única novia oficial que se le conoce desde 2001 es la ex tenista Anna Kournikova.

<p>Enrique Iglesias</p>Ambos se conocieron durante el rodaje de un vídeoclip y, desde entonces, no se han separado. El trabajo impide a Iglesias pasar largas temporadas al lado de la deportista, pero esto no le inquieta: " A mí me gusta la soledad, me alimenta. Y Anna no me sofoca, ni me aplasta", declara el joven. Asegura, además, que Anna es la mujer de su vida. Al menos, de momento.

Si se le menta el matrimonio, recuerda el divorcio de sus padres y asegura que no le interesa. Tampoco planea tener hijos en un futuro cercano. Y evita, como puede, el que se le atribuya la fama de seductor que ostenta desde hace décadas de progenitor. "No me parezco a él, yo no tengo cara de granuja", replica.

Puedes seguirme en Twitter: @clarittis.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento