El Papa Benedicto XVI
El Papa Benedicto XVI sostiene una hostia en un relicario de oro y piedras preciosas. ARCHIVO

Son los guardianes de la salvación espiritual, y al parecer, también de la salvación económica. La Conferencia Episcopal Española (CEE) ha asegurado este jueves que cada euro que se invierte en la Iglesia católica revierte a la sociedad multiplicado por 2,73 en su servicio equivalente en el mercado.

Así se recoge en la Memoria justificativa de actividades correspondiente al ejercicio 2008, presentada por el vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE, Fernando Jiménez Barriocanal. El pasado año la Iglesia recaudó 253 millones de euros procedentes de las 7.195.155 declaraciones de la renta, correspondientes al ejercicio fiscal de 2008, que asignaron a favor de la institución.

La Iglesia se atribuye el mérito de la tercera parte de los ingresos por turismo culturalEl gerente de la CEE ha señalado que cuando se habló de que la actividad desplegada por la Iglesia en el ámbito pastoral, educativo, cultural y asistencial suponía un ahorro de 30.000 millones de euros a las arcas estatales "no se estaba diciendo ningún disparate".

La Memoria refleja también que la actividad educativa desarrollada por la Iglesia en los 6.041 centros escolares católicos -incluidos los concertados-, que dan cobertura a 1.370.151 alumnos, supone un ahorro al Estado de 4.148 millones de euros.

Jiménez Barriocanal ha asegurado, además, que "no es pretencioso decir" que una tercera parte de los ingresos procedentes del turismo cultural provienen de la colaboración que presta la Iglesia a través de su patrimonio, ya que uno de cada tres monumentos en España son propiedad de esta institución.

En este sentido, ha puesto de relieve el "importante esfuerzo" que realiza la Iglesia para mantener su patrimonio cultural que, "lejos de constituir un tesoro económico o fuente de negocio, como algunos piensan, se concibe como un servicio a los demás. La Iglesia desembolsa en torno a los 150 millones de euros al año para el mantenimiento de los templos, con ayudas del Estado y las Comunidades Autónomas.

Los sacerdotes y agentes pastorales dedican más de 45 millones de horas a los demás a través de su actividad pastoral y el coste de estas actividades ofrecidas por la Iglesia, si hubieran sido contratadas en el mercado, supondría un importe de 1.860 millones de euros.

Incluso la visita del Papa es una fuente de dinero según la IglesiaLa Iglesia tiene repartidos por el mundo 17.000 misioneros, la mayoría de ellos (73%) en América, de los que Barriocanal ha destacado la labor de difusión de la imagen del país que realizan, ya que "llevan la bandera de España en sus mochilas".

La Memoria recoge también otras actividades culturales de la Iglesia, como el Camino de Santiago, un fenómeno de "carácter eminentemente religioso", que cuenta también con una dimensión social y económica "relevantes". "Detrás de cada parroquia, de cada monumento, de cada catedral, hay una fuente de enriquecimiento para la sociedad", ha dicho Jiménez Barriocanal, quien ha puesto como ejemplo la Semana Santa de Córdoba, que genera a la ciudad más de 40 millones de euros de actividad económica.

En cuanto a la actividad caritativa y asistencial, el vicesecretario de la CEE, ha subrayado que "la iglesia no es una ONG. El católico descubre que en el rostro del de al lado está Jesucristo y por eso se tiene que dar al otro sí o sí".

De la "inmensa labor asistencial" de la Iglesia, a la que se destinan 2.764.719 euros, ha destacado los 68 centros dedicados a víctimas de la violencia machista o ex prostitutas, que acogen a 6.114 mujeres, y los 870.409 "pobres" que están comiendo y vistiendo gracias a la Iglesia. El representante de la CEE ha asegurado que la crisis ha incrementado las necesidades de los más desfavorecidos y en muchos casos se están doblando los beneficiarios que reciben ayuda de las instituciones católicas.

Respecto a las dos visitas que tiene previstas realizar el papa Benedicto XVI a España este año, Jiménez Barriocanal ha asegurado que, además del "excepcional interés" para la sociedad, supone también "una oportunidad", desde el punto de vista económico, tanto para el país como para las dos ciudades que va a visitar (Santiago de Compostela y Barcelona).