Forenses declaran que el ex guardia civil acusado de matar a su ex pareja en Cambados no tenía alteradas sus facultades

La familia de Mari Luz Posse alerta del riesgo de fuga del acusado y pedirá de nuevo medidas cautelares ante las pruebas "contundentes"

Los forenses que evaluaron el estado de mental del ex guardia civil Jaime M.S., acusado de matar a su ex pareja Mari Luz Posse en diciembre de 2007 en el Cuartel de Cambados (Pontevedra) donde estaba destinado, aseguraron hoy que el acusado no tenía alteradas sus facultades mentales, ni condicionada su voluntad, cuando cometió el crimen.

En la segunda sesión del juicio celebrada en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra, los peritos concluyeron que Jaime M.S. "no podía estar muy afectado", pero no pudieron precisar el grado de afección del alcohol en el momento en que disparó su arma reglamentaria contra Mari Luz en el cuartel, al que ésta había acudido para denunciarlo por acoso.

El argumento de embriaguez es el que esgrime la defensa del ex agente para pedir la libre absolución del acusado por una eximente completa o, de no ser aceptada ésta, solicita una pena de cinco años por un delito de homicidio por la atenuante de estar bajo los efectos del alcohol. Por contra, la acusación particular y fiscal reclaman 20 años de cárcel por asesinato, ya que consideran que hubo alevosía y que el crimen se produjo por sorpresa y sin que la víctima se pudiera defender.

Los especialistas argumentaron que el ex agente, que fue suspendido tras los hechos, cogió el coche e hizo varios desplazamientos, pudo realizar un relato coherente de lo sucedido la noche del crimen y, a la hora de disparar, "controló hasta el punto de fijar la trayectoria del proyectil para no herir a un compañero que estaba delante de la joven".

"no tembló y los reflejos le respondieron"

"No tembló y los reflejos le respondieron", añadieron, para acabar reiterando que, en cualquier caso, el grado de afección del alcohol sería "ligerísimo". En la jornada de ayer, el guardia civil que le hizo la prueba de alcoholemia tras el crimen indicó que había dado 0,86 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

Frente a la defensa que mantiene Jaime M.S., que se encuentra en libertad desde febrero al no serle renovada en plazo la prisión provisional, insistiendo en que no recuerda nada, los forenses explicaron que en una entrevista anterior con el acusado, éste les relató todos los detalles de cómo fue a casa de su ex pareja, e incluso, como subió hasta su habitación en el cuartel de Cambados para recoger su pistola.

Video de los hechos

La sesión de hoy tuvo tres momentos de especial crudeza para los miembros del jurado popular, que mañana previsiblemente deberá deliberar para alcanzar un veredicto. Por una parte, primero les fueron mostradas varias fotos del cadáver de Mari Luz Posse tras morir de un disparo realizado desde dos metros de distancia que le perforó el cráneo.

Posteriormente, les exhibieron fotos de la autopsia para que pudieran ver los daños ocasionados por el proyectil y, finalmente, visionaron el video, que sólo pudieron ver el tribunal y las partes, de quince minutos grabado por la cámara de seguridad del cuartel de la Benemérita en Cambados, donde sucedieron los hechos, en el que se ve cómo el entonces guardia civil se encara con su ex pareja en los pasillos, discuten, le dispara y ella cae al suelo.

Medidas cautelares

Por su parte, el abogado de la acusación particular que representa a los padres y hermanas de la víctima, Manuel Laureano Barreiro, insistió, tras la vista, en que no comprende que todavía no se hayan tomado medidas cautelares contra el acusado ante la contundencia de las pruebas exhibidas durante el juicio.

"Nos indigna que este señor se marche ahora para su casa andando", afirmó el letrado y añadió que "mañana mismo habrá un veredicto, que no se imagina nada para que pueda cambiar su culpabilidad absoluta, pero él va a seguir estando libre hasta que haya una sentencia que lo meta en la cárcel".

"Yo cada día que vengo aquí lo primero que me aseguro es de que él vino. Las pruebas son de cargo y contundentes, lo único que nos puede pasar es que él se sustraiga a los efectos de la Justicia", declaró el abogado. "Es increíble como un criminal, un asesino confeso, lo tenemos por la calle paseando por nosotros", lamentó.

El abogado avanzó que van a solicitar medidas cautelares, pero mostró su desconfianza en que el Tribunal acoja esta petición. "Como ya las hemos solicitado con anterioridad reiteradas veces sin éxito, el señor éste sigue andando por la calle", apostilló.

"arrepentimiento no he visto ninguno"

"Arrepentimiento no he visto ninguno. Estamos viendo a un hombre frío que no siente lo que ha hecho, que piensa que antes de que esta mujer le arruine la vida se la arruina él mismo", afirmó en referencia a la frase que el guardia civil que presenció los hechos en el cuartel declaró ayer que dijo tras el disparo.

"La familia salió muy contenta porque los dos forenses que declararon en último lugar lo hicieron con contundencia y claridad, asegurando que, aunque sí había bebido, esto no mermó en absoluto sus facultades", resaltó el letrado y concluyo que estos especialistas señalaron que "era consciente y pudo discernir lo que hizo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento