Cruz Roja evacua a 16 personas en Caranceja (Reocín) tras desbordarse el río Saja

Efectivos de Cruz Roja han evacuado a un total de 16 personas de varias casas y negocios de la población de Caranceja, en Reocín, tras desbordarse el río Saja a su paso por esta localidad.

Fuentes de Cruz Roja han precisado a Europa Press que ya se ha evacuado a siete personas, y que se hará lo mismo con otras nueve que aún permanecen en el interior de los edificios afectados por el agua.

En declaraciones a esta agencia, explicaron que ninguno de los afectados está "mal" y que la evacuación se hace por precaución, ante posibles problemas por la crecida del caudal y que podrían "complicar" la situación.

Por su parte, desde Protección Civil aseguran que "no hay riesgo inminente" en la zona de Caranceja afectada, "ni uno o dos metros de agua, ni muchísimo menos", sino que la evacuación se ha acometido por precaución.

Precisaron que el área más afectada está en la propia aldea y junto al parque de la localidad, e insistieron en que ninguna persona se encuentra "en riesgo", ya que los niveles de agua "no son tremendos".

Equipos acuáticos

Ante las fuertes lluvias registradas en las últimas horas y que mantienen a Cantabria en alerta naranja, Cruz Roja ha activado varios equipos de intervención rápida acuática.

En concreto, dos embarcaciones se encuentran en Caranceja y una tercera ha intervenido en Unquera —donde efectivos de bomberos han evacuado a algunas personas—. Esta última embarcación se ha trasladado al municipio de Piélagos, donde la situación se está "complicando", aseguraron.

Asimismo, Cruz Roja ha instalado un hospital de campaña en Torrelavega, también por prevención, por si fuera necesario algún tipo de intervención sanitaria en la zona.

Bajan ligeramente los cauces de los ríos

Con todo ello, Protección Civil destacó que la situación se empieza "poco a poco" a normalizar, ya que comienzan a bajar "ligeramente" los niveles de los cauces de los ríos, especialmente en la zona occidental de la región y las cuencas bajas, que es donde se han registrado mayores participaciones.

Así, los ríos más afectados por las lluvias han sido el Deva, el Saja, el Besaya (en la zona de Arenas), el Pas (a la altura de Puente Viesgo) y el Nansa, aunque las incidencias derivadas de desbordamientos puntuales no han sido "excesivamente graves".

Debido a la crecida de caudal, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) contempló la posibilidad de abrir las compuertas de dos embalses del Nansa, el de Palombera y La Cohilla, aunque finalmente sólo se abrieron las del primero.

Argayos cortan el tráfico ferroviario y por carretera

A lo largo de la noche pasada y durante esta mañana se han registrado multitud de desprendimientos de piedras y agua (argayos) en numerosos puntos de la Comunidad Autónoma.

Uno de ellos ha caído sobre las vías del tren en Roiz (Valdáliga), con lo que se ha interrumpido el tráfico ferroviario entre Cabezón de la Sal y Oviedo, de la línea de Feve que conecta las capitales cántabra y asturiana.

De hecho, según ha informado la compañía, desde las doce del mediodía hay siete líneas suspendidas por las fuertes lluvias en Asturias y Cantabria. Seis de esos servicios discurren íntegramente en el Principado y el séptimo es el de la línea Santander-Oviedo.

La caída de argayos y árboles, junto con desbordamientos puntuales y la formación de balsas de agua, han provocado el corte de temporal del tráfico en diversos puntos de las carreteras cántabras.

Dentro de la red nacional, destacan desprendimientos en el Desfiladero de la Hermida N-621, y en las carreteras autonómicas también han caído argayos en Valdáliga, Val de San Vicente y Cabuérniga, entre otras zonas, aunque en ningún caso ha habido que lamentar accidentes o víctimas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento