La sede es la gran novedad de esta cuarta edición, en 2005. La organización abandona la montaña alcoyana, donde se han celebrado durante tres años, para desembarcar en la ciudad. En la presentación del certamen, que tuvo lugar ayer en el museo Arqueológico Provincial, los organizadores explicaron que se ha primado la cercanía del mar para designar a Alicante como nueva sede del festival.

En esta edición, además de los tres escenarios principales, contará con un nuevo escenario de lanzamientos discográficos y otro especial para grupos de los años 80 y 90.

Eso sí, el certamen seguirá fiel a su defensa de la música española, motivo por el que recibió el premio a la Difusión de la Música durante el año pasado.