Enfrentamientos en Kirguizistán
Uzbekos cavan fosas para enterrar a los muertos en los enfrentamientos en Osh. EFE

Más de 75.000 kirguises de etnia uzbeca han huido de Kirguizistán a Uzbekistán a consecuencia de los violentos disturbios étnicos y políticos registrados en el sur del país, según anunció el Ministerio de Emergencias uzbeco, cuyo país ha abierto sus fronteras para acoger a los refugiados kirguises.

La mayoría de ellos (de los refugiados) son mujeres y ancianos

"La mayoría de ellos (de los refugiados) son mujeres y ancianos. Hay personas heridas de bala entre ellos", aseguró una fuente del Ministerio de Emergencias uzbeco, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias rusa RIA Novosti.

El último balance oficial proporcionado por el Gobierno de Kirguizistán sitúa alrededor del centenar el número de muertos y a 1.247 el de heridos por los disturbios. "97 personas han muerto en Osh y en Jalalabad. Un total de 1.247 personas han necesitado atención médica", según precisó este domingo una portavoz del Ministerio de Sanidad de Kirguizistán.

Mientras, los líderes de las etnias uzbeca y kirguís acordaron en las últimas horas comenzar conversaciones de reconciliación para frenar la escalada de violencia, según anunció el presidente kirguís del fondo público kirguís Otkritaya Positsiya, Dimitri Kabak.

"Las informaciones de la ciudad de Osh indican que dirigentes informales de las etnias kirguís y uzbeca del sureste de la ciudad han acordado abrir conversaciones (...) para restablecer la paz", afirmó Kabak, según recoge RIA Novosti.

Existen conversaciones para restablecer la paz

Los disturbios de los últimos tres días en la región sur del país han tenido su epicentro en la ciudad de Osh, bastión del ex presidente Kurmanbek Bakiyev, derrocado el pasado mes de abril en una revuelta popular incitada por el actual Gobierno interino.

Además, desde la independencia de Kirguizistán en 1991 se han producido disturbios étnicos entre la mayoría kirguís y las minorías tayika y uzbeca que viven en el sur del país, una zona predominantemente agrícola.