El Ayuntamiento ha creado para este año un cuerpo especial de policía: el controlador de tráfico. La unidad contará con 12 agentes, que pertenecerán al cuerpo de la Policía Local, pero que se dedicarán en exclusiva a labores relacionadas con la circulación de vehículos. Llevarán un uniforme distinto al de sus compañeros y no portarán armas de ningún tipo.

Entre las funciones del controlador de tráfico destacan la de ordenar, señalizar y dirigir el tráfico en el casco urbano, denunciar las infracciones, prestar auxilio en los accidentes o colocar y recoger conos y vallas. Y es que el Consistorio alicantino, a través del área de Recursos Humanos, tiene previsto para 2005 la incorporación de sólo 36 trabajadores municipales más entre policías locales, bomberos y técnicos de acción social.

Sin embargo, la Plataforma Autonómica de la Policía Local de la Comunidad Valenciana (integrada por los sindicatos UGT, CC OO y STA) considera que estas plazas son insuficientes y propone que el Ayuntamiento cree 20 plazas
 28

plazas

nuevas de Bomberos propone crear el sindicato CC OO

más de Policía Local, 28 de bomberos, 10 de trabajadores sociales, dos de psicólogos y dos de educadores de calle.

Julio Conesa, representante de CC OO en esta plataforma, muestra su disconformidad por la creación de este cuerpo especial de policía, el controlador de tráfico, ya que «supone una segregación de la seguridad, un despilfarro económico para el Consistorio así como una menor eficacia de los servicios que prestarán».

Supone más gasto

Conesa añadió que «la creación del controlador del tráfico le supone un 62% más de coste al Ayuntamiento. Con este nuevo cuerpo se segrega el concepto de tráfico de las competencias generales que tiene un policía».

 

Debería haber 31 agentes más

La Plataforma Autonómica de la Policía Local denuncia que el Ayuntamiento incumple el compromiso firmado este año por la federación de municipios de incorporar un agente por cada 700 horas extraordinarias. Hay acumuladas 21.821 horas, es decir, 31 plazas nuevas.