Fiscalía de Valladolid pide penas de un año para dos acusados de estafas cibernéticas denominadas 'Phishing'

Actuaron de intermediarios de varias empresas dedicadas a extraer dinero de cuentas ajenas sin consentimiento de sus titulares

Dos hombres con iniciales F.J.R.C. y J.M.S.S. serán juzgados en la Audiencia de Valladolid acusados de estafas cibernéticas por el procedimiento denominado 'Phishing', en las que supuestamente actuaron como intermediarios de varias empresas dedicadas a este tipo de prácticas de las que fue víctima un ciudadano de cuya cuenta bancaria le fueron extraídos, sin su consentimiento, casi 6.000 euros.

El Ministerio Fiscal, en su escrito de calificación provisional de los hechos, califica los hechos como un delito de estafa y solicita para cada uno de ellos una pena de un año de prisión o, alternativamente, como un delito de blanqueo de capitales, con idéntica pena privativa de libertad para F.J.R.C. y J.M.S.S. y el pago de multas por importe de 2.971 y 2.981 euros, respectivamente.

En concepto de responsabilidad civil, el primero de los acusados debería indemnizar al BBVA con 2.971 euros y su compañero de banquillo, también a la misma entidad bancaria, con 2.981 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Los acusados recibieron a través de sus correos electrónicos sendas ofertas de trabajo como intermediarios financieros o gestores de trasferencias, que en realidad encubrían estafas vía Internet y que pese a lo sospechoso de las mismas, según la acusación pública, no dudaron en aceptar.

Con respecto a J.M.S.S. la supuesta empresa, 'Virgin Finance', contactó con él para un trabajo consistente en la recepción en una cuenta de su titularidad de una transferencia de determinada cantidad de dinero que él sólo debía trasferir a su vez a la persona y dirección indicada, todo ello a cambio de una comisión, mientras que su compañero de banquillo, F.J.R.C, recibió similar ofrecimiento de 'HR Manage' con las mismas condiciones.

Así, en el mes de diciembre de 2008 se efectuó una trasferencia a favor del primero de ellos por importe de 2.981 euros, suma que extrajo de su cuenta y que envió a Kiev a través de 'Money Gram', tal y como se le había indicado, a una tal Tatiana Dianova, quedándose el acusado con 150 euros en concepto de comisión.

El otro coacusado, F.J.R.C, recibió a su favor otra trasferencia por 2.971 euros que retiró y reenvió, a través de 'Western Union' a Ucrania, salvo la correspondiente comisión que hizo suya.

Ambas sumas procedían de la cuenta que un tercero, Manuel G.A.M, tenía abierta en el BBVA y que de forma fraudulenta y sin su conocimiento y consentimiento habían sido trasferidas por personas no identificadas a las cuentas de los acusados, valiéndose para ello del 'Phishing', modalidad de estafa cibernética que dificulta enormemente su averiguación, después de que los datos de su cuenta hubieran sido obtenidos vía Internet de forma encubierta e ilegítima.

El verdadero perjudicado es BBVA, puesto que la entidad reintegró a su cliente el importe de las trasferencias fraudulentas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento