Duras leyes antiterroristas del Reino Unido pasan primer examen
Reuters Reuters

Estas 'órdenes de control' permitirían a los ministros, en los casos más extremos, confinar a los sospechosos a arresto domiciliario sin juicio previo - una decisión que los críticos afirman que da la vuelta al centenario sistema de libertades judiciales británico.

La amplia mayoría del gobierno del primer ministro, Tony Blair, en la Cámara Baja aseguró su aprobación por 309 votos a 233, aunque algunos miembros del Partido Laborista votaron en contra.

Sin embargo, la Cámara de los Lores podría rechazar la legislación en los próximos días, ya que los laboristas no tienen una mayoría en esta cámara.

La pelea por estas normas ha catapultado el tema de la seguridad nacional a lo más alto de la agenda política en el Reino Unido, cuando quedan menos de tres meses para los comicios.

'Hay una amenaza seria a la seguridad de este país (...). Creo que esta gente mataría a miles de nuestros ciudadanos si pudieran. Creo que esto es terrorismo sin límites', declaró Blair ante los diputados antes de la votación.

'Para este limitado número de casos (...) esas consideraciones de la seguridad nacional tienen que estar antes de las libertades civiles, no importa cuán relevantes sean esas libertades civiles', añadió.

El secretario de Interior Charles Clarke lanzó la posibilidad de que se repitiera una 'atrocidad' preelectoral similar a los atentados del 11-M en Madrid: 'A lo mejor esas cosas pueden ser también posibilidades'.

El Partido Conservador acusó a Blair de jugar a la política con la seguridad nacional y de desmantelar libertades como la presunción de inocencia y el derecho a un juicio justo, en las que se ha basado la ley británica durante los últimos 800 años.

El Gobierno dice que los nuevos poderes deben estar en vigor antes del 14 de marzo, cuando expiran las actuales normas, que se aprobaron tras los ataques del 11-S.

Hay 10 extranjeros sospechosos de terrorismo encarcelados con las leyes actuales, incluyendo al clérigo sirio Abu Qatada, del que el Ejecutivo dice que fue una inspiración espiritual para el principal secuestrador de los aviones.

Los 10 serán liberados bajo nuevos controles más duros, que incluyen toques de queda, restricciones de viaje, vigilancia y dispositivos electrónicos.

Clarke ha dicho que las órdenes sobre arrestos domiciliarios, que supondrían que el Reino Unido se tuviese que retirar de una cláusula de la Convención Europea de Derechos Humanos, no se aplicará inmediatamente.

/Por Katherine Baldwin/