Virus. Pequeños programas informáticos que se ocultan en el sistema, capaces de multiplicarse e infectar a otros programas. Pueden afectar al sistema o eliminar archivos. Necesitan un programa anfitrión y no se activarán hasta que alguien los ejecute.

Gusanos. Éstos no necesitan infectar otros programas para multiplicarse, pues se limitan a realizar copias de sí mismos. Utilizan el correo electrónico para propagarse (capturan la libreta de direcciones).

Caballo de Troya o troyano. Altamente peligroso, se instala en el ordenador para provocar diversos daños o abrir una puerta trasera por la que un extraño pueda colarse desde un ordenador remoto.

Freeware. Programas (normalmente pequeñas utilidades) que se pueden descargar de forma gratuita desde Internet. A medio camino, el shareware define a los programas que se pueden utilizar por un tiempo limitado o con sus prestaciones básicas.