Posando con el trofeo
Un grupo de soldados israelíes posan orgullosos junto al cadáver semidesnudo de un palestino. BREAKING THE SILENCE

Itamar Shapira se alistó en el Ejército de Israel para defender a su país y abandonó las Fuerzas Armadas para proteger su integridad y denunciar el despotismo que había grabado su retina y esculpido su memoria durante la Segunda Intifada.

Su testimonio gráfico está compuesto por un centenar de siniestras fotografías que revelan las pulsiones más repugnantes del ser humano. Cadáveres palestinos como trofeos militares. Humillantes arrestos policiales en las calles de Hebrón. Grafitis que exigen cámaras de gas para ciudadanos árabes. O bucólicas escenas familiares con el horror fuera de plano: una de las imágenes muestra a militares israelíes viendo un partido de fútbol en una televisión.

El detalle es inapreciable pero patético: Los soldados se encontraban en el apogeo de una misión y sin parabólica cerca. Así que accedieron a una casa palestina y encerraron a sus habitantes en una habitación contigua hasta que el árbitro pitó el final del partido.

Las fotos muestran el desgaste psicológico y el dolor físico de 1,5 millones de ciudadanos

El testimonio biográfico multiplica el desaliento. "La inhumanidad del Ejército israelí está engendrando una generación de terroristas entre los niños palestinos". Shapira censura la táctica del miedo. La estrategia de la sumisión palestina a través de la amenaza militar israelí.

Las maniobras bélicas intimidatorias. La percepción histórica de amo-vasallo en territorios ocupados. Mientras el Ejército israelí se defiende del peligro, crea otro desastre. Esta última frase es el leimotiv de la asociación Breaking the Silence.

Una ONG fundada en 2004 por ex soldados –entre ellos Saphira– y ex oficiales del ejército hebreo que pretende revelar las "deplorables" tácticas militares de sometimiento en territorios ocupados palestinos como Gaza, Hebrón o Belén. El desgaste psicológico y el dolor físico de 1,5 millones de ciudadanos que sobreviven encarcelados en sus tierras.

Saphira lamenta el desenlace de la Flotilla de la Libertad. Pero cree que es anecdótico. El horror ocurre todos los días. En cualquier punto de Gaza. Sin repercusión internacional. Y sin investigaciones internacionales. "Ese es el drama que denunciamos".

Las fotografías de la discordia

El centenar de fotografías y el vídeo que componen la exposición Rompiendo el silencio han sido captadas por soldados israelíes entre los años 2000 y 2006 en diversos lugares de la Cisjordania ocupada desde 1967. La exhibición permanecerá abierta en el Círculo de Bellas Artes (Madrid) hasta el próximo día 20 de junio. La entrada es gratuita.