El transporte público tiene prioridad en los semáforos de la ciudad

Una red de fibra óptica permite a los técnicos de Tráfico controlar la circulación sin moverse del sótano del Concello.
La sala de control, en marcha desde 1988, se moderniza.
La sala de control, en marcha desde 1988, se moderniza.
M. G. Brea
Los autobuses y taxis de Vigo no necesitan que un agente les abra paso entre el caos circulatorio. Tienen un mejor aliado. La nueva red semafórica, gestionada desde la sala de control de Tráfico, en el sótano del Concello desde 1988 y actualizada recientemente, prioriza al transporte público sobre los vehículos particulares. Así lo explicaron ayer el edil de Tráfico, Antonio Coello, y los responsables de ETRA, concesionaria del servicio, durante la presentación de los nuevos dispositivos.

La principal novedad es la sustitución de los tradicionales semáforos de bombilla por otros basados en puntos de luz fría (LED). En la praza de América funcionan, desde el 1 de diciembre, 80 artilugios de este tipo, que permiten ahorrar un 75% de energía eléctrica, duran unas 100.000 horas, 50 veces más que los tradicionales, y son visibles para el conductor, aunque el sol incida directamente sobre el disco luminoso.

Paneles inteligentes

Estos semáforos estarán dotados de paneles informativos y funcionarán como puntos de control, complementando la información que el Concello obtiene de los 400 detectores y más de veinte cámaras ya conectadas a la nueva red de fibra óptica.

En el futuro, o así lo planea el Concello, los ciudadanos podrán obtener esta información a través de Internet, teléfono, navegadores GPS o mensajería móvil.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento