La concursante de un 'reality' se comporta como un perro ante la audiencia

  • A Ophélie sólo le faltó ladrar en directo.
  • La polémica se ha desatado en Francia.
Ophélie accedió a comer de un comedero como los perros.
Ophélie accedió a comer de un comedero como los perros.
W9

Le pusieron una bonita correa en el cuello y luego tuvo que comer y beber de un comedero. Igualito que un perro, pero se trataba de Ophélie Kelly, una concursante del reality francés Dilemme. Todo es posible en la televisión cuando hay en juego un premio de 300.000 euros.

En Dilemme dos equipos se desafían a través de retos físicos o psicológicos. Para que su equipo no perdiera una prueba, Kelly debía convertirse por un día en la mascota de una de sus compañeras. La rubia aceptó el desafío sin pestañear, pero más tarde, entre lágrimas, abandonaba el programa.

La polémica no se ha hecho esperar y el organismo que regula la televisión en Francia ha puesto el grito en el cielo: "Un ser humano ha sido rebajado al nivel de un animal, recibiendo un trato humillante y denigrante".

Por su parte, la cadena W9 se defiende de las acusaciones alegando que a Kelly no se la coaccionó para hacer la prueba. "Podía haberse negado", señalaron.

Eso sí, la productora del espacio, Alexia Laroche-Joubert, dejó muy claro que ella "jamás participaría en un reality ni haría cualquier cosa por dinero".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento