Este encierro es el comienzo de una serie de protestas por la reforma que va a llevar a cabo el Ministerio de Justicia. El 16 de marzo, si el Ministerio no acepta sus reivindicaciones, los empleados convocarán una huelga general.