El servicio doméstico y de atención domiciliaria desbanca ya a la agricultura y la construcción como la primera opción que tienen los inmigrantes sin papeles a la hora de buscar trabajo.
En la comunidad autónoma hay unos 25.000 extranjeros no regularizados, según estimaciones del propio Gobierno aragonés. De ellos, 3 ó 4 de cada 10 (unos 7.500) viven del cuidado de niños y mayores o trabajan en la limpieza y atención del hogar, según las últimas apreciaciones de los sindicatos.

La asistencia a domicilio y la hostelería, dos de los sectores laborales de más reciente aparición entre los extranjeros en situación irregular, aglutinan ya a más trabajadores inmigrantes sin contrato que la construcción o la agricultura (sectores a los que acceden entre el 10% y el 25% de los sin papeles, según la época del año y la situación de los campos). Las chapuzas y los trabajos ocasionales siguen ocupando, sin embargo, a miles de extranjeros que aún no han conseguido regularizar su situación.

Mujeres

Los empleados del hogar son en su mayoría mujeres (principalmente latinoamericanas y de Europa del Este), aunque la incorporación del hombre es cada vez mayor. La creciente demanda de asistentes del hogar y la falta de inspecciones  explican que muchos inmigrantes se decanten por esta opción.

Más hombres con contrato

Por cada mujer inmigrante con empleo regularizado hay tres hombres extranjeros con contrato. En Aragón hay 31.676 inmigrantes que trabajan legalmente, la mayoría de ellos con contrato de régimen general. De ellos, 22.112 son hombres, y 9.564, mujeres. Son datos de la última encuesta de afiliación de extranjeros a la Seguridad Social.